Aleteia

“Hola, ¿está tu papá? Yo soy Jesús”

Joaquin l / Flickr / CC
mirada
Comparte
Comenta

La conversación telefónica que terminó en conversión

Un matrimonio -que se esforzaba en vivir la vida cristiana y dar una buena formación a sus hijos- salió una noche a cenar, dejando a la hija mayor al cuidado de los tres hermanos más pequeños.

Cuando ya se habían ido, llamó por teléfono Jesús, un amigo del padre, y lo descolgó uno de los pequeños:

– «¿Hola está tu papá?».

– «No, se ha ido con mamá».

– «Y tú quién eres?».

– «Soy Toñito, ¿y tú?».

– «Yo soy Jesús».

– «¡Hola, Jesús! Quería decirte muchas cosas…».

Y empezó a hablar con confianza y mucho cariño, dirigiéndose a él como si fuera de verdad Jesús, el Hijo de Dios.

El amigo de su padre -callado y cada momento más emocionado- le escuchó sorprendido.

Después de un ratito el niño le dijo:

– «Oye, espera, que mi hermano también quiere hablar contigo».
Le pasó el teléfono al pequeño Alfonso, diciéndole «toma, es Jesús» y ocurrió lo mismo.

Al día siguiente, Jesús llamó a su amigo y le contó…

Le dijo que estaba tan conmovido que había decidido cambiar de vida: se iba a confesar -después de muchos años sin hacerlo- y también a recomenzar a hablar con Dios e ir a Misa los domingos.

Publicado originalmente en el Facebook de Javier Cremades

Javier Cremades

Comparte
Comenta
Temas de este artículo:
conversioninfancianiño
Newsletter
Recibe Aleteia cada día