Aleteia

Lea el Nuevo Testamento: el Sermón de la Montaña es un buen sitio para comenzar

Nathan Congleton-cc
Comparte
Comenta

Carta abierta de un editor católico a Donald Trump

Un católico de toda la vida, Russell Shaw, editor contribuyente de la publicación diaria de Our Sunday Visitor (OSV), ha escrito una carta abierta al presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, en la que le expone su lista de deseos para que pueda llevar a buen puerto su gestión al frente de la Casa Blanca.

A sabiendas de que nadie le pidió escribir la misiva –y que muy probablemente no va a ser leída por el presidente electo—Shaw decidió publicarla haciéndose eco de muchos católicos que no votaron por Trump (como él mismo lo admite, aunque tampoco votó por Hillary Clinton) y de quienes decidieron no tener que escoger entre dos candidatos que consideraban mediocres o, simplemente, malos candidatos.

Deje el Twitter en paz

La primera parte de la carta la ocupa Shaw en pedirle a Trump que “reconsidere” su actividad en el Twitter. “Dese cuenta que digo ‘reconsidere’, no que la ‘detenga’. Sé que usted ha transformado, ingeniosamente, el Twitter en una herramienta política muy efectiva, por lo que es difícil que la abandone”.

“Pero la campaña ya terminó –le recuerda Shaw a Trump—y usted se está preparando para asumir el papel de líder del mundo libre: la presidencia es una oficina que no luce muy amigable para ocupantes que estén ventilando todo, todo el tiempo que les de la gana”.

Cumpla sus promesas a los pro-vida y arregle su relación con los medios

Tras esta petición, el editor contribuyente de OSV urgió a Trump a darle “alta prioridad” a las promesas de campaña que hizo a los pro-vida “quienes trabajaron mucho para elegirlo a usted”. Entre otras cosas esto o significa detener el aborto en fases en las que el niño siente dolor, dejar como ley permanente la Enmienda Hyde y detener la financiación federal a Planned Parenthood.

Más adelante, Shaw le pide a Trump que elija jueces pro-vida para la Suprema Corte “tan a menudo como tenga oportunidad” y que “arregle” su situación con los principales medios de comunicación. “Muchos estadounidenses ven a estos medios como fuentes necesarias de información”, dice Shaw. Y agrega: “seguro tendrán fallas (…) pero los principales medios juegan un papel crucial como agentes de fiscalización”.

Tienda la mano a los buenos indocumentados

En otra parte de su carta, Shaw le pide al presidente electo que le extienda una mano de bienvenida a tanto extranjero decente pero indocumentada que están en Estados Unidos, refugiados tras la violencia y la opresión que han sufrido en el Medio Oriente.

Y lo invita a “abrir con amplitud la puerta a aquellos que tienen voluntad y capacidad de hacer contribuciones positivas al país”, dando por efectiva la consigna de Trump de que entre los refugiados e inmigrantes de países del Medio Oriente, hay “muchas manzanas podridas”.

Recuerde que también es el presidente de los perdedores

“Hay muchas otras cosas que podría mencionar –explica Shaw en esta carta abierta a Trump–, pero déjeme acercarme a un delicado pero muy importante tema: su fe”. Subraya que durante su campaña, Trump nunca se presentó como alguien “profundamente religioso”, pero sí dijo que “era un creyente”.

Por lo que Shaw no espera que sea “San Donald” de súbito, pero si que busqué con regularidad la fuerza y la luz de Dios “para enfrentar los retos de su empleo”, no dejándolo todo a la espontaneidad y a la propia intuición (que parece ser que es en lo que más cree Trump).

“Tómese el tiempo cada día para leer el Nuevo Testamento –termina diciendo Russell Shaw–; el Sermón de la Montaña es un buen sitio para comenzar. Podría encontrarlo contrario a su propio ‘evangelio’ ganador, pero, recuerde: usted es el presidente también de los perdedores. Hable de eso con Dios en sus oraciones”.

Newsletter
Recibe Aleteia cada día