Aleteia

Con pocos recursos se puede pasar una feliz Navidad

Ben White- CAFOD-CC
Comparte
Comenta

Estar juntos en familia, uno de los mejores regalos

“Lo importante es que los tres vamos a estar juntos en nuestra casa”, expresa al Deber de Santa Cruz Juan Carlos Condor, un albañil boliviano de 42 años.

Juan Carlos espera que le paguen un dinero que le deben en el trabajo para poder comprarles algunos regalos sencillos a sus pequeñas hijas. Pero para Juan Carlos la verdadera esencia de la Navidad pasa por otro lado y por ello, a pesar de los escasos recursos, no está dispuesto a permitir que nadie le quite su felicidad.

De alguna manera va en línea con el llamado a no preocuparse en demasía por los adornos ni los regalos en Navidad, pues son aspectos secundarios. Y el problema de fondo está en el corazón de cada uno, tal cual contó Eugenio Scarpellini en una homilía en la ciudad de El Alto.

“Es necesario devolver a la Navidad su verdadero sentido: una Navidad preocupada solo de las cosas exteriores, de los adornos, de los regalos, de las fiestas, es como un pesebre sin el Niño Jesús; es un pesebre vacío y frío”, expresó.

Pero también está Mónica, que vive en una vivienda precaria y tiene que mantener a cinco hijos. En su casa no hay adornos ni arbolito y el clima navideño desde una mirada exterior es difícil de percibir. “Es el nacimiento de Jesús, yo les enseño eso a mis hijos y les pido que se acuerden que siempre deben estar unidos”, expresa al mismo medio Mónica.

Tanto Juan Carlos como Mónica viven con lo justo, pero al menos tienen un techo donde pasar la Navidad. Otra es la realidad de John y Josué, dos jóvenes bolivianos que pasan sus días limpiando los vidrios de los vehículos.

Aún no saben cómo pasarán la Navidad, pero con algunos trozos de madera más algunos adornos que encontraron en algún lugar también son un ejemplo de que con cosas sencillas se puede vivir esta fiesta.

En las últimas horas, la Conferencia Episcopal de Bolivia (CEB) emitió su tradicional mensaje navideño con “un fuerte llamado a renovar el apoyo a la familia para construir hogares sólidos y felices”

“Los obispos de Bolivia hemos reflexionado sobre los problemas de la familia y hemos invitado a construir en cada iglesia y en cada parroquia una pastoral para ayudar a la familia a caminar unida y a los padres en la tarea de educar a sus hijos. Nuestra sociedad necesita renovar el apoyo a la familia, escuela de educación en valores, respetando el derecho de los padres a educar a sus hijos”, indica parte del mensaje de la CEB, que hace énfasis en encontrar mecanismos a favor de una mayor inclusión de los más pobres.

El ejemplo de estas familias bolivianas está contemplado en este llamado de los obispos, que van ese sentido: en no dejar que la Navidad se convierta en una fiesta colmada exclusivamente de adornos y regalos, sino que se viva con un espíritu sencillo, donde palabras como unión y familia estén varios escalones por delante de las otras cosas.

 

(La foto es ilustrativa)

Newsletter
Recibe Aleteia cada día