Aleteia

Habrá revoluciones desde la periferia, como aquella que empezó en Belén

Charles Clegg
Comparte
Comenta

El español ya es el segundo idioma más hablado del planeta, después del mandarín

Georg Eickhoff ha sido un testigo privilegiado de los acontecimientos de Europa y América Latina. Es doctor en Historia Moderna por la Universidad Técnica de Berlín y uno de los pocos especialistas en oratoria política que hay en español.

Se ha desempeñado profesionalmente como escritor de discursos y posteriormente como alcalde en Alemania. Ha dirigido las oficinas de la Fundación Konrad Adenauer en Venezuela y Uruguay. Actualmente vive y trabaja en Querétaro, México.

Colaborador semanal del periódico El Observador, escribe su columna Agenda Internacional con la que pone al día a los lectores de este semanario en México y en América Latina sobre los temas fundamentales del mundo moderno.

En su columna más reciente ha escrito: “Nazaret era un lugar insignificante para el imperio romano. Más perdido aún era Belén. Y el niño que nació en Belén tuvo que huir más lejos que Belén, a Egipto. Trescientos años más tarde, el acontecimiento de Belén había cambiado el orbe. El imperio romano se transformó en herramienta de la difusión de la Buena Nueva que había empezado allá, en aquel lugar tan alejado de los grandes acontecimientos del mundo”.

-Georg, ¿dónde se encuentra hoy aquella periferia insignificante que dentro de trescientos años habrá hecho historia?

El mundo tiene hoy varios centros. No será una sola periferia de hoy que cambia el mañana, serán varios lugares perdidos que moldean el futuro y varios centros. Washington, Bruselas, Beijing, quizás Moscú tendrán influencia secular. Habrá grandes ocasos, como el de Roma. Y habrá revoluciones que vienen de la periferia, como aquella que empezó en Belén.

Si los movimientos desde una periferia hacia un centro hacen historia, como hicieron historia Pedro y Pablo llegando desde Galilea a Roma, entonces el movimiento de México a Estados Unidos, por su puro volumen, cambiará el mundo, ¿no lo crees así?

La frontera entre México y Estados Unidos es la más activa del mundo. Ninguna es lugar de un mayor paso de migrantes. El español ya es el segundo idioma más hablado del planeta, después del mandarín. En Estados Unidos, el español se ha establecido como el segundo idioma presente en la vida cotidiana. En las próximas décadas, la migración hispana cambiará la cara a la nación que hoy es la más poderosa del mundo.

El cambio puede estar cojeando como san Junípero Serra, pero toma la misma ruta que él, hacia el Norte…

Es por eso, que la cultura católica de México y de Latinoamérica es clave para la conformación del tercer milenio cristiano. Es por ello que el papa Francisco es profeta y es signo de nuestros tiempos. Según la revista Forbes, es la cuarta persona más influyente del mundo, después de Putin, Trump y Merkel.

¿Crees que 2016 representó un año pastoral en el que Francisco dejó en claro por dónde va a cocinarse, por decirlo así, esa revolución de la periferia?

Él mismo se entiende como el pastor que “llegó del fin del mundo”. En este año que termina, vino a México, vino a Estados Unidos, vino a la frontera. Vino a la basílica (de Guadalupe) para dejarse mirar por la Emperatriz de las Américas que va al Norte acompañando la peregrinación de su pueblo, peregrinación que ningún muro podrá parar.

Comparte
Comenta
Newsletter
Recibe Aleteia cada día