Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 25 septiembre |
San Cleofás
home iconEspiritualidad
line break icon

Papa Francisco: Pastores, sean comprensivos con la gente

© Audiovisuales Don Bosco Ecuador

Obispos

Radio Vaticano - publicado el 20/12/16

Una invitación a pedirle algo importante a Juan Bautista en la misa de este martes en Santa Marta

La predicación de Juan el Bautista fue motivo de la reflexión del papa Francisco en su homilía de la misa matutina celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta del Vaticano este martes 20 de diciembre. En el Evangelio del día, Jesús pregunta a la multitud qué cosa ha ido a contemplar en el desierto. Allí vivía el Bautista que predicaba y bautizaba. Todos iban a encontrarlo, también los fariseos y los doctores de la ley, pero para juzgarlo.

Aquel que fueron a ver es un profeta, “más que un profeta”, “entre los nacidos de mujer nadie es más grande que Juan”, “el último de los profetas”. Aunque el más pequeño en el Reino de Dios es más grande que él: “Era un hombre fiel a aquello que el Señor le había pedido”, observó el Santo Padre. “Un grande por su fidelidad”, con una grandeza que también se veía en su predicación.

Predicaba con fuerza, no decía cosas bellas a los fariseos, a los doctores de la ley, a los sacerdotes. No les decía: “Queridos, pórtense bien”. No. Simplemente les decía: “Raza de víboras”, simplemente así. No iba con rodeos. Porque se acercaban para controlar y para ver, pero jamás con el corazón abierto: “Raza de víboras”. Arriesgaba la vida, sí, pero él era fiel».

«Luego a Herodes, en la cara, le decía: “Adúltero, no te es lícito vivir así, ¡adúltero!”. ¡En la cara! Ciertamente si un párroco hoy en la homilía dominical dijese: “entre ustedes hay algunos que son raza de víboras y hay tantos adúlteros”, seguramente el obispo recibiría cartas de desconcierto: “Echen a este párroco que nos insulta”. Insultaba. ¿Por qué? Porque era fiel a su vocación y a la verdad.

Pero el Bautista, agregó el Papa, era comprensivo con la gente: a los publicanos, pecadores públicos porque explotaban al pueblo, les decía: “No pidan más de lo justo”. “Comenzaba con poco. Luego veremos. Y los bautizaba”, continuó Francisco. “Primero este paso. Luego veremos”. A los soldados les pedía no amenazar ni denunciar a nadie y contentarse con  su paga. Juan bautizaba a todos estos pecadores, “pero con este pequeño paso adelante sabiendo que después Jesús haría el resto”.

“Fue un pastor que entendía la situación de la gente y la ayudaba a ir adelante con el Señor”. Pero el Bautista también tenía sus dudas: los grandes se pueden permitir dudar. De hecho en la cárcel Juan comienza a dudar, incluso aunque había bautizado a Jesús, “porque era un Salvador no como él lo había imaginado”.

Los grandes se pueden permitir la duda, y esto es hermoso. Están seguros de la vocación pero cada vez que el Señor les hace ver una nueva vía en el camino entran en duda. “Pero esto no es ortodoxo, esto es herético, este no es el Mesías que estaba esperando”. El diablo hace este trabajo y algún amigo lo ayuda ¿no?

Esta es la grandeza de Juan, un grande, el último de aquella escuadra de creyentes que comenzó con Abraham, aquel que predica la conversión, aquel que no utiliza medias tintas para condenar a los soberbios, aquel que al final de la vida se permite dudar. Y este es un buen programa de vida cristiana.

El Obispo de Roma pidió como paso primordial la verdad al decir las cosas y recibir de la gente aquello que alcanza a dar.

«Pidamos a Juan la gracia del coraje apostólico de decir siempre las cosas con verdad, del amor pastoral, de recibir a la gente con lo poco que puede dar, de dar el primer paso. Dios hará lo demás. Y también la gracia de dudar», animó.

«Muchas veces, tal vez al final de la vida, uno se puede preguntar: “¿Todo esto es verdad o todo en lo que he creído es una fantasía?”: la tentación contra la fe, contra el Señor -concluyó-. Que el gran Juan, que es el más pequeño en el Reino de los Cielos, por esto es grande, nos ayude en este camino tras las huellas del Señor.

Tags:
homiliaobispopapa franciscopastoralsanta marta
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
2
Claudio de Castro
El purgatorio y la misteriosa alarma de las 3 a.m.
3
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: Puede que yo merezca insultos, pero la Iglesia no
4
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa Francisco afirma que la ideología de género es «diabólica...
5
Maria Paola Daud
Cuando la Virgen María detuvo la lava del volcán Etna
6
crisis man
Marzena Wilkanowicz-Devoud
Los poderosos consejos de 3 monjes para vencer la desgana
7
ANMOL RODRIGUEZ
Domitille Farret d'Astiès
Atacada con ácido cuando era bebé, Anmol Rodriguez supera e inspi...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.