Aleteia

El Papa: ¿Es mejor invertir en la bolsa de valores o en el paraíso?

Brian Wolfe-CC
Comparte
Comenta

Francisco invita a ser artesanos de la caridad

¡La acciones del cielo están en alza! La invitación es a ser “artesanos de la caridad” para guardar tesoros en el paraíso, lejos de especuladores del mercado bursátil y de fondos buitres.

“Volvernos artesanos de caridad y constructores de misericordia no es como invertir en el mercado de valores, sino en el paraíso, en la vida bendita del cielo, en el amor del Padre”, dijo el Papa Francisco en un video mensaje trasmitido durante el concierto de beneficencia en el Vaticano Tendrás de este sábado 17 de diciembre.

Con motivo del bicentenario del Cuerpo Gendarmería del Vaticano (el cuerpo policial que vela por la seguridad en el pequeño estado), el evento contó con la participación del cantante italiano Claudio Baglioni, en escena en la Sala Nervi del Vaticano para recaudar fondos y beneficiar proyectos de ayuda a los niños de Centroáfrica y a las víctimas del terremoto ocurrido en agosto en Italia central.

Así, parecería que ayudar a los demás con gestos y acciones sencillas es un ahorro programado para una vida que trasciende.

El Papa indicó que todos podemos ser “artesanos de misericordia” a través de las obras de misericordia que encuentran inspiración de Dios. “La materia de la misma misericordia es moldeada por las manos y por los corazones de los hombres y de las mujeres”.

Tras recordar el documento del final del año de la misericordia, Misericordia et miseria, instó a la oración “asidua” para “superar la tentación de las palabras, de la teoría de la misericordia”.

Francisco insiste en que es necesario “transformar la misericordia en la vida de todos días para que esta se convierta en “participación e intercambio” en la vida concreta de las situaciones de “pobreza y necesidad”.

A veces la gente me pregunta: “Pero, padre, siempre habla de los pobres y de la misericordia” Sí -digo- pero no es una enfermedad. Es sólo la forma en que Dios se ha revelado”.

De hecho, “la Navidad casi inminente nos recuerda la forma en que Dios entró en el mundo: nace de la Virgen María, como todos los niños, se envolvió en pañales, arrullado en los brazos, lactado. No sólo: él, su madre y José tuvieron que lidiar con el hecho de que no había lugar para ellos en la posada”.

“Una vez más, la buena noticia, el anuncio del nacimiento no se entregó a rey ni a príncipes, sino a los pastores, hombres considerados poco o mal, los pecadores reincidentes podríamos decir”, abundó.

Francisco indicó que “nuestro Dios” es prójimo y no es lejano. “Por esto volvernos artesanos de caridad y constructores de misericordia no es como invertir en el mercado de valores, sino en el paraíso, en la vida bendita del cielo, en el amor del Padre”.

El Pontífice agradeció a todos en nombre de los niños de Bangui y de los damnificados de la zona del terremoto en Italia. “Podemos hacer grandes cosas, llevamos a cabo proyectos de gran envergadura, pero lo que hagamos será la firma de nuestra pasión por el Evangelio”, sostuvo.

La fecha del concierto Avrai (Tendrás), coincidió con una ocasión especial: el 80 cumpleaños de Jorge Mario Bergoglio.

El concierto contó con el patrocinio de la Fundación O’scia Onlus. En  una audiencia privada el pasado miércoles 14 de diciembre, los organizadores entregaron al Papa los primeros 500.000 euros recogidos para los niños de Bangui y los afectados por el terremoto en Italia.

El primer objetivo del concierto está inspirado por una  indicación del Papa y consiste en un programa de ayuda al hospital en Bangui -la capital de la República Centroafricana-, devastada desde hace años por una guerra civil, aplacada tras la visita de Francisco en noviembre de 2015.

El segundo objetivo  es la  construcción de una estructura  destinada a los niños de una de las zonas afectadas por el reciente terremoto en el centro de Italia.

Newsletter
Recibe Aleteia cada día