Aleteia

“Dirk Gently, detective holístico”: la constante reinvención de Sherlock Holmes… o del Quijote

Comparte
Comenta

Si usted busca que el manido género de la investigación detectivesca le sorprenda, prepárese para esta extraña pareja

Dirk Gently cree que todo en este Universo está interconectado (de ahí la etiqueta “holístico”) y aplica su particular filosofía de vida a la resolución de los casos que como detective privado se le plantean. Pero ante tan particular premisa y como complemento de pensamiento convencional a su (como ya descubriremos) singular metodología deductiva y resolutiva, este revolucionario detective necesitará inevitablemente de un contrapeso, un “Sancho Panza” que tenga los pies un poco más firmemente aposentados en el suelo.

Max Landis, es el creador de esta adaptación estadounidense de la serie de novelas del autor británico Douglas Adams, padre literario del delirante “El autoestopista galáctico”, y retoma el acierto de llevar a la pequeña pantalla esta descacharrante historia sobre este inusual detective que ya conoció entre los años 2010 y 2012 otra adaptación de tan solo cuatro capítulos por parte de la cadena británica BBC Four.

Max Landis es hijo de John Landis (“Un hombre lobo americano en Londres”) y fiel continuador de la labor creativa de su padre (de hecho produjo “Blues Brothers 2000”, secuela de la divertida “Granujas a todo ritmo” dirigida por su progenitor en 1980) ha sabido encontrar un producto que inevitablemente arranca sonrisas del espectador aunque, como también sucedía con el tono humorístico de las producciones de su progenitor, requiere de ese mismo espectador un sentido del humor particular.

La literatura detectivesca quedó revolucionada cuando en 1887 Arthur Conan Doyle publica “Un estudio en escarlata” y el mundo conoce a Sherlock Holmes, un investigador que aplica un particular método analítico a las circunstancias que rodean un hecho delictivo a fin de, prestando atención a los más nimios detalles, descubrir la verdad.

De hecho la ciencia forense sufre una evolución cuántica cuando se le aplica el método científico propuesto por Doyle (de formación médica) a través de su personaje. Pero al extravagante detective, de hábitos más que peculiares, se le une como complemento el convencional doctor Watson, que será en la ficción quien narra las aventuras que corren juntos.

Este equilibrio entre lo mundano y lo extraordinario ya habían sentado unas sólidas bases demostrando su óptimo funcionamiento con “”El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha” desde que en 1606 su autor Miguel de Cervantes emparejase al desfacedor de entuertos con el seso sorbido por el exceso de lecturas de caballerías Alonso Quijano con el modesto Sancho Panza, un compendio de ausencia total de imaginación con pragmatismo rural que funcionaba a la perfección como contrapunto a la locura de su señor.

Y en el fondo esa estructura es la que aprovecha “Dirk Gently” para mostrarnos a un peculiar detective que confía en la interconexión de sucesos aparentemente inconexos fundamentando tal creencia en la mecánica cuántica, especialmente en lo que atañe al denominado entrelazamiento cuántico (todo esto, por cierto, son conceptos reales de la Física Cuántica completamente demostrados por la Ciencia).

Este explica que, cuando dicho entrelazamiento existe, entre dos partículas – no importa lo alejadas que se encuentren – si una de ellas experimenta una alteración en su estado cuántico, la otra modifica su estado cuántico de manera inmediata… e inmediata quiere decir inmediata, no hay lapso de tiempo entre la alteración de la una y la de la otra: Es decir, se supera incluso la velocidad de la luz, constante universal aparentemente insuperable porque, repetimos, ese cambio se produce de manera inexplicablemente inmediata aunque las partículas estén separadas por millones de años luz de distancia.

Ese enarcamiento de ceja que probablemente esté usted experimentando es la actitud del escudero de la función, un botones de hotel que se ve arrastrado a su pesar a acompañar al detective, un “Watson Panza” encarnado por el excelente Elijah Wood que acompaña renuentemente en sus pesquisas al detective titular de la historia, sin confiar en el método, sin explicarse cómo funciona (porque resulta que a Dirk Gently le funciona) mientras que enfrente tienen retos tan acordes con este tipo de técnica como detener a una asesina (también holística) convencida de que el Universo dispone las condiciones que la conducen a quitar la vida a personas que estaban destinadas a ser asesinadas por ella.

Si usted busca que el manido género de la investigación detectivesca le sorprenda, prepárese para esta extraña pareja que se enfrentará a viajeros espaciotemporales, bucles que desafían las reglas de la Física, intercambios de almas, duplicaciones de cuerpos y sobre todo mucho sentido del humor y cambiando el gabán y la gorra de doble visera de Sherlock o la lanza y el peculiar tocado a base de una bacía de don Quijote por la chocante chaqueta de cuero color mostaza de Dirk Gently.

Newsletter
Recibe Aleteia cada día