Aleteia

¿Sabes cuál es la iglesia más grande de los Estados Unidos?

El Papa Pío IX formalizaría definitivamente el patronazgo de la Inmaculada sobre los Estados Unidos el 7 de febrero de 1847. Pío X iniciaría, en 1913, la construcción del Santuario Nacional de la Inmaculada Concepción en Washington, D.C., dando incluso una contribución monetaria personal (simbólica) de $400, y Pío XI donó un mosaico, al mismo Santuario, con la imagen de la Inmaculada, en el año de 1923
Comparte
Comenta

No, no es la catedral de San Patricio

Cuando se entra a la Basílica del Santuario Nacional de la Inmaculada Concepción, en el campus de la Universidad Católica de América, se tiene la impresión de no estar en Estados Unidos sino en Rávena, en Italia. Dedicada a la patrona de los Estados Unidos, este templo ubicado en el campus de la Universidad Católica de América, en el Distrito de Columbia (muy cerca de la capital del país, Washington) es, además, la iglesia más grande de los Estados Unidos, y una de las diez iglesias más grandes del mundo.

Dedicada a la patrona de los Estados Unidos, este templo ubicado en el campus de la Universidad Católica de América, en el Distrito de Columbia (muy cerca de la capital del país, Washington) es, además, la iglesia más grande de los Estados Unidos, y una de las diez iglesias más grandes del mundo.

La iglesia comenzó a construirse en 1920, a pesar de que ya desde el nacimiento de los Estados Unidos como nación independiente del imperio británico el país había sido consagrado a la Inmaculada Concepción. Más aún, desde aproximadamente 1792 se soñaba ya con la construcción de un templo nacional dedicado a la patrona, pero no fue sino hasta 1913 cuando el cuarto rector de la Universidad Católica de América propuso formalmente la edificación de la basílica al Papa Pío X, de quien recibió la primera donación de fondos para iniciar la construcción.

Si bien la primera Misa fue celebrada en la Basílica en 1959, no se considera que está oficialmente terminada del todo: algunos trabajos en varios de sus magníficos mosaicos aún están por concluir.

Si bien la primera misa fue celebrada en la basílica en 1959, no se considera que está oficialmente terminada del todo: algunos trabajos en varios de sus magníficos mosaicos aún están por concluir.

Si quieres conocer mejor esta magnífica basílica, haz clic en esta postal –

 

Newsletter
Recibe Aleteia cada día