Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 03 marzo |
Santa Catalina Drexel
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Lo quieres todo ya? Adéntrate en esta exquisita escuela de paciencia

Kazmulka/Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 15/12/16

"Sólo quiero perder el tiempo contigo, esperarte con paciencia, sin hacer otras cosas al mismo tiempo..."

Me gustaría cuidar en el Adviento la virtud de la paciencia: “Tened paciencia, hermanos, hasta la venida del Señor. Tened paciencia también vosotros, manteneos firmes, porque la venida del Señor está cerca”. Es esa virtud que tanto escasea. Lo quiero todo ya, ahora mismo. No me gusta esperar. Voy con prisas. No quiero perder mi tiempo.

Y el Adviento me invita a vivir esperando, a invertir el tiempo en la espera, a cultivar el anhelo. Decía el padre José Kentenich: “La medida del anhelo es la medida de la gracia”. Si anhelo poco, si espero poco de la vida, si sueño poco, obtendré poco. El que apunta alto consigue más. Eso lo sé.

Si me duermo y no espero nada de la vida, no recibiré nada. La medida del anhelo está en proporción a la medida de la gracia que se me regala. Quiero apuntar alto. Quiero vivir inquieto, en búsqueda.

No me gusta la paz del que lo tiene todo y no necesita nada más para vivir. Me da miedo pensar que no me hace falta nada en esta vida. No estoy completo. Me faltan muchas cosas. No lo tengo todo claro. Estoy muy lejos del ideal. Me da miedo pensar que viviendo instalado voy a ser más feliz.

Me gusta la oración de una persona: “Quiero que Tú seas el centro. Me cuesta tanto. Me turbo cuando las cosas no son como yo quiero. Pierdo la paz. Me pongo triste. Con la cabeza quiero hacer lo que Tú quieres. Pero luego me da miedo perder lo que tengo. Como un niño aferrado a su pelota. Me gusta la vida que tengo. Me he acomodado. Basta con seguir la rutina cada día. Sin hacer cambios. Sin esperarlos. Quiero ser más tuyo cada día en este Adviento. Ser más carne de tu carne. Espíritu de tu espíritu. Quiero amar más sin pensar en mí. Que no quiera el reconocimiento y el aplauso. Me siento débil. Me da miedo caer en ese orgullo y pensar que me necesitas para cambiar el mundo. Cuando soy yo el que te necesito”.

Me gusta esa actitud paciente en la espera. Quiero ser más de Jesús. Quiero ese fuego inquieto en el alma. Soy impaciente. Pero también sé que Dios construye a partir de lo que soy, a partir de mi impaciencia.

Sabe que lo quiero todo ya, ahora mismo. Y por eso le gusta cuidar mi corazón para que aprenda a esperar. A perder el tiempo. A aguardar.

La oración tiene mucho de espera. Me detengo ante Dios y le digo: “Este tiempo perdido es para ti, te lo entrego. No busco frutos en esta oración. Sólo quiero perder el tiempo contigo, esperarte con paciencia. Sin hacer otras cosas al mismo tiempo como hago a veces. Todo yo a solas contigo sin interferencias”.

La oración es una escuela para aprender a vivir con paciencia. Sin buscar satisfacer mis deseos, mis anhelos y mis planes de forma inmediata.

No soy paciente con Dios. No soy paciente con las personas. Me impacientan las personas lentas. Me cuesta esperar a que hagan lo que tienen que hacer. ¡Cuánto me educa convivir con personas lentas! No buscan el resultado inmediato. ¡Qué bien me viene para aprender a ser paciente!

Tags:
oracionpacienciavalores
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
2
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
3
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: «Vendrá un nuevo diluvio si no cambiamos de rumbo...
4
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
5
TIMOR LESTE
Redacción de Aleteia
La última frase de san Juan Pablo II antes de morir
6
NEWBORN
Cerith Gardiner
12 nombres de bebés varones que combinan bien con «María»
7
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.