Aleteia

Siria; el llamado del Patriarca a los cristianos: quédense para construir un mundo nuevo

Comparte
Comenta

«Estamos caminando por un sendero de dolor y de tristeza, pero también hay un sendero de esperanza y de un futuro mejor». De esta manera el Patriarca de Antioquía y de todo el Oriente para los greco-católicos, Gregorio III Lahham, resumió su mensaje de esperanza para Siria en vista de la Navidad. También dirigió un llamado a todos los que huyen: «quédense para construir un mundo nuevo después de la crisi».

«A pesar de todo el todo y la tragedia a la que asistimos, ya sea en Damasco, en Homs o en Alepo, la comunidad cristiana en Siria se prepara a la alegría de la Navidad, hoy más que nunca», afirmó en una entrevista con Aki-Adnkronos International el Patriarca Lahham, cuyo patriarcado se encuentra en la capital siria.

Según Lahham «este es el gran desafío, debemos usar la Navidad para llevar la alegría a los que están en la tristeza y en el dolor, a los que han perdido la esperanza y sienten que ya no tienen ningún futuro». El Patriarca anunció que en ocasión de las celebraciones navideñas habrá «en iglesias oraciones especiales, encuentros y vigilias con lecturas evangélicas y espirituales», además de iniciativas para los niños: «Todas las iglesias están trabajando para llevar un poco de alegría a los corazones de los niños, de las familias de los mártires y de los ancianos», añadió Lahham.

Este debe ser el compromiso de la Iglesia en vista de la Navidad, insistió el Patriarca melequita: «Debemos hacer cualquier esfuerzo para alegrarnos y para crear las condiciones para llevar la alegría al mayor número de personas».

Sin embargo, Lahham también «gran disgusto» por el hecho de que muchas personas «fueron obligadas a salir de sus casas con la fuerza y obligadas a irse a otros lugares de Siria, o a los países vecinos o a Europa. Nosotros como Iglesia —precisó— estamos en contra de cualquier forma de migración, puesto que esto debilita las fuerzas espirituales de la sociedad». Pero al mismo tiempo «no se puede prohibir a una persona que busque maneras para evitar el peligro que amenaza su vida, la de sus hijos, su futuro o a su familia», admitió Lahham, quien también aprovechó la ocasión para hacer un llamado: «Digamos a todos: quédense para construir un mundo nuevo después de esta crisis, necesitamos quien construya la nación», concluyó.
 

Comparte
Comenta
Newsletter
Recibe Aleteia cada día