Aleteia

Ser solidario: Poner los talentos al servicio de los demás

Facebook Manos Unidas Huesca
Comparte
Comenta

La entrega de Araceli Cavero, Mención Honorífica del Premio de Solidaridad 2016

Ella sabe bien de lo que habla. Acaba de ser galardonada con la Mención Honorífica del Premio Nacional de Voluntariado 2016 y lleva toda la vida dando a los demás “sin esperar nada a cambio”.

Por no esperar, no se podía ni esperar este premio:Ya se cocía en Huesca, pero yo no sabía nada, porque fueron mi hijo y una amiga los que presentaron la documentación necesaria para la candidatura. Cuando me enteré, me eché a llorar, no me salían las palabras, porque no era a nivel local sino nacional. A la persona que me lo comunicó sólo pude decirle gracias. Es emocionante que me hayan dado este premio por mi recorrido, pero es una responsabilidad muy grande”, destaca.

Araceli comenzó su voluntariado en España, en la parroquia de Santo Domingo y San Martín de Huesca, donde se involucró con Acción Católica. Ha sido presidenta de Manos Unidas en la región y ahora es portavoz y vicepresidenta de las organizaciones femeninas católicas en Europa.

Todo empezó, ella explica, con la Acción Católica: “Ver, juzgar y actuar” es un lema que se le ha quedado grabado a fuego lento en su corazón: “estar atenta a lo que hay alrededor e ir actuando y a la luz del Evangelio, ver en qué te comprometes”. De ahí parte todo.

Pero Araceli explica que muchas veces las necesidades no se ven y muestra que hay países en los que la mayoría de la población no puede comer: “Yo viajé a Paraguay y no es donde peor lo están pasando, soy consciente de que si vas a la India o a África debe ser desesperante”.

“En Paraguay, conocí de cerca la realidad de los campesinos y de los indígenas, que tienen casas gracias ala actuación de Manos Unidas hace unos años -prosigue-. De hecho, conocí a un misionero que me impactó, porque vivía en una casa igual que las de los demás. Entonces pienso yo: ¡qué valor esta gente que dedican su vida a los demás! Y que me den el premio a mí y no se lo den a ellos…”.

Araceli ahora está centrada en el trabajo de promover la participación de la mujer en la Iglesia y la sociedad y muestra cómo trabaja sobre la corrupción: “que la sociedad tome conciencia del daño que hace la corrupción sobre todas las mujeres”.

La ganadora de la Mención Honorífica del Premio Nacional de Voluntariado 2016 explica en Iglesia en Aragón lo que es ser voluntario:el voluntariado es darse uno mismo, con las capacidades que tengas, muchas o pocas, porque Dios nos dio los talentos para que los pusiéramos al servicio de los demás. Y la solidaridad… va en el mismo paquete”.

“Es compartir lo mucho poco que tienes, ya sea de dinero, de cultura, educación o de posibilidades de trabajo. Hay personas que no han podido tener una buena educación y sin embargo, se entregan compartiendo lo que tienen, las ganas de trabajar u otras cosas. Dios nos da a todos talentos, solo hace falta saber descubrirlos y ponerlos a trabajar, no enterrarlos bajo tierra. Eso es la solidaridad, el compartir”.

“Dios nos dio los talentos para que los pusiéramos al servicio de los demás”. Así resumen en la Agencia SIC lo que es ser voluntaria.

Newsletter
Recibe Aleteia cada día