Aleteia

Luchar contra las minas antipersonales, una vocación de paz

Martin Garcia-CC
Comparte
Comenta

Chile anunció que estará libre de minas antipersonas en el año 2020

Aquella llamada anónima cambió para siempre la vida de los familiares del joven peruano Francis Reynaldo Mamani Aquino el pasado 8 de febrero.

El joven intentaba cruzar de manera ilegal la frontera entre Perú y Chile. Para eso tuvo que enfrentarse a un campo minado.  El desenlace fue el peor que se podría esperar. Francis murió al pisar una mina antipersonal y la llamada que recibió la familia era para notificar el hecho.

Lo que le sucedió a Francis y lo que tiene que vivir su familia representa una verdadera tragedia. Ya nadie podrá devolverle a esa familia a Francis y poco importa si el joven estaba cruzando de manera legal o no un campo minado. El problema radica, precisamente, en la vigencia de las minas antipersonales en varias regiones de América Latina.

Sin embargo, en el horizonte, también aparecen algunas señales de esperanza. Recientemente, el ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Heraldo Muñoz -que estuvo presente en la decimoquinta reunión de los países que integran la Convención de Ottawa, espacio que sirve para discutir la prohibición del empleo, almacenamiento, producción y transferencia de minas antipersonas-  anunció que su país estará libre de minas antipersonales en 2020.

Y la noticia es por demás alentadora debido a que la meta fijada a nivel internacional es que esto suceda en el año 2025, por lo que Chile se estaría adelantando cinco años.

Otro aspecto positivo del trabajo de esta convención tiene que ver con la mirada de asistencia a las víctimas de estas minas antipersonales y el compromiso de la destrucción total de estos arsenales dispersos en varios lugares del mundo.

Chile, como país que preside esta convención desde enero de 2016, fue sede de esta importante reunión.

“Mi país acogió esta responsabilidad a partir de su vocación de paz y su empeño de contribuir a la seguridad internacional por mecanismos e instrumentos multilaterales. El objetivo final es liberar a nuestras poblaciones de toda amenaza sobre la vida, la dignidad y el desarrollo social y humano”, expresó de manera enfática Heraldo Muñoz, según reproducen medios locales.

El canciller también lanzó un fuerte llamado a “avanzar en la protección y en la definición de programas integrales de asistencia”.

En cuanto a lo realizado por Chile, además del auspicioso anuncio, también se destaca la promoción del país sudamericano de iniciativas regionales para el desminado, asistencia técnica para quienes lo hayan solicitado.

“Hemos acumulado una gran experiencia en la remoción de minas en geografías adversas y estamos más que dispuestos a compartirla con la comunidad internacional”, agregó.

Seguramente el dolor de la familia de Francis por su muerte luego de pisar una mina antipersonal perdure en el tiempo, pero la situación sirve de ejemplo para indicar que detrás de todo esto hay seres humanos que sufren.

El paso que da Chile, su compromiso en el abordaje de este tema, merece elogios y tampoco tendría que pasar desapercibido, pues en el fondo también es un ejemplo de vocación por la paz.  

 

 

Comparte
Comenta
Temas de este artículo:
antipersonaschileminaspazvictimas
Newsletter
Recibe Aleteia cada día