Aleteia

Tres oraciones en latín que no está de más aprender

© Kevin Shock
Comparte

¿Alguna vez has intentado aprender el Padre Nuestro, de memoria, en latín?

Es común escuchar que el latín es una “lengua muerta”. Pero afirmar que el latín pereció junto con el imperio romano no sólo es inexacto sino abiertamente falso ¿Cómo se explicaría, entonces, que varios filósofos modernos, incluido Descartes, hayan escrito sus trabajos en latín y no en lenguas romances? ¿Por qué estas últimas no desplazaron del todo a la antigua lengua imperial? ¿Por qué se mantuvo el latín en la Edad Media? Más aún ¿por qué todavía se lee, se cultiva y se utiliza activamente en más de un espacio?

Si bien hemos atendido a estas preguntas en posts anteriores, en esta ocasión queremos compartir tres oraciones –el Padre Nuestro, el Ave María y el Credo- en el texto en latín original, tal y como se rezaban hace menos de cien años, in nomine Patris, et Filii, et Spiritus Sancti. Amen.

Pater Noster

Pater noster, qui es in caelis, sanctificetur nomen tuum. Adveniat regnum tuum. Fiat voluntas tua, sicut in caelo et in terra. Panem nostrum quotidianum da nobis hodie, et dimitte nobis debita nostra sicut et nos dimittimus debitoribus nostris. Et ne nos inducas in tentationem, sed libera nos a malo. Amen.

Ave, Maria

Ave, Maria, gratia plena, Dominus tecum. Benedicta tu in mulieribus, et benedictus fructus ventris tui, Iesus. Sancta Maria, Mater Dei, ora pro nobis peccatoribus, nunc, et in hora mortis nostrae. Amen.

Credo Apostolorum

Credo in Deum Patrem omnipotentem, Creatorem caeli et terrae. Et in Iesum Christum, Filium eius unicum, Dominum nostrum, qui conceptus est de Spiritu Sancto, natus ex Maria Virgine, passus sub Pontio Pilato, crucifixus, mortuus, et sepultus, descendit ad infernos, tertia die resurrexit a mortuis, ascendit ad caelos, sedet ad dexteram Dei Patris omnipotentis, inde venturus est iudicare vivos et mortuos. Credo in Spiritum Sanctum, sanctam Ecclesiam catholicam, sanctorum communionem, remissionem peccatorum, carnis resurrectionem, vitam aeternam. Amen.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.