Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 12 mayo |
San Pancracio
home iconEspiritualidad
line break icon

Perdónale a Jesús

© Sean McGrath

Carlos Padilla Esteban - publicado el 05/12/16 - actualizado el 07/11/18

Una oración desde el corazón

Sé que soy el que soy y habrá cosas que nunca cambiarán. Me conmueve la oración que leía el otro día: “Quiero perdonarte Jesús porque a veces no me acepto como soy y me lleno de rabia. Por mis egoísmos sembrados en mi alma. Sé que no son tuyos. Pero ahí los tengo. Te perdono porque no me pules, no me cambias. Y me dejas vivir sin violentar mis formas, sin cambiar mis gestos, sin hacerme de nuevo. No sé cómo consientes que mis pasiones convivan con tu amor más verdadero. Te perdono por no hacerme puro, por no hacerme niño, por no darme un alma más grande. Te perdono por llamarme con mi piel, con mis huesos limitados, con mis manos tan torpes. Te perdono. Porque me llamas a mí en mi debilidad, a mí que no logro sostenerme a mí mismo. Te perdono por no haberme hecho de nuevo cuando te pedí que lo hicieras y haber decidido besarme en mi carne enferma”.

¡Cuánto me cuesta aceptarme tan frágil! Quiero cambiar para ser perfecto, para no cometer errores, para ser inmaculado. Me da miedo que no me quiera Dios si no cambio. No actúo entonces por amor, sino por temor.

Voy midiendo cauteloso mis pasos por miedo a pasar esa línea invisible que yo mismo me he marcado. Ese límite sagrado que he puesto en mi vida en el nombre de Dios. Por miedo al qué dirán de los hombres que observan mi vida y ven sus manchas. Por miedo a ese Dios que me he creado, que es juez y protector celoso de mi vida.

Y yo quiero agradarle. Y hago muchas cosas sólo por agradarle. Y cuando actúo mal me angustio pensando en su reacción al no aprobar mis pasos. Tengo tan grabada esa imagen en mi alma que sólo Él mismo puede cambiarme por dentro.

Puede cambiar su rostro en mí. Para vivir con libertad interior. Para ser más humano y más de Dios, sólo por amor. Para sentir que en mis pasos camina Él, no juzgando y condenando, simplemente amándome. Incluso cuando yo mismo no me amo y me condeno. Incluso cuando parece que sigo un camino diferente al que Él hubiera querido para mí.

Es tan fácil meter a Dios en mis esquemas… Reducirlo a mi imagen preconcebida. Constreñirlo en una figura rígida que contiene mis propios miedos y formas. La conversión de Dios tiene sus peligros. Rompe mi rigidez. Y me hace de nuevo.

Me atrevo a pedirle a Dios que me convierta de nuevo. Que se valga de todo lo que quiera, del poder de su Espíritu, para cambiarme por dentro. No tengo miedo a sufrir cambiando. No temo. Sólo amo.

La conversión es mucho más que un simple cambio. No se trata sólo de lograr algunos cambios posibles y pequeños, algunas mejoras. No pretendo una transformación superficial. Busco algo más hondo. La conversión es un cambio profundo del alma.

El corazón deja de mirarse a sí mismo para comenzar a mirar a Dios. Deja de poner el acento en la voluntad para ponerlo en el amor de Dios que todo lo transforma.

Hace falta más humildad para vivir la conversión verdadera desde mi verdad, desde lo que yo soy. No depende ya todo de mí. Dios pasa a jugar un papel central en mi vida. Él decide en mí. Él obra milagros en mí.

El Espíritu Santo actúa cuando me pongo en sus manos:No somos nosotros los que nos redimimos. Sin embargo, eso es lo que pretendemos hacer una y otra vez y por eso tantos fracasos en nuestra vida[1]. Dios me redime y me salva. Y yo me abro a la gratuidad de ese amor que desciende sobre mi vida.

Me gustaría vivir siempre así. Agradeciendo por los milagros que Dios hace en mí. Me gustaría tener más libertad y no vivir apegado a mis formas, a las apariencias, al deber ser. Vivir más libre sin pensar tanto en si esto u esto otro agrada a Dios. Es un cambio en la mirada.

[1] J. Kentenich, Envía tu Espíritu

Tags:
conversion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
2
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
3
MYANMAR
Ary Waldir Ramos Díaz
«Mátenme a mí, no a la gente»: El libro de la monja valiente en M...
4
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
5
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
6
Obvious
Mamá, me tengo que ir
7
POPE FRANCIS
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa instituyó el ministerio del catequista en la Iglesia
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.