¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Por favor ayúdanos a mantener la luz.
COMPROMÉTETE AHORA
Aleteia

Papa Francisco a los papás: bendigan a sus hijos antes de la escuela y antes de dormir

© Antoine Mekary / ALETEIA
Comparte

El Obispo de Roma elogia el "rezar con las obras" al hablar del dilema de un joven que tenía que cerrar su fábrica

El papa Francisco dedicó un mensaje a especial a los padres, animándoles a que rezaran por sus hijos con una bendición al principio y al final del día.

En el contexto de su serie de catequesis sobre obras de misericordia corporales y espirituales, el primer miércoles de Adviento el papa reflexionó sobre la última de las obras de misericordia espirituales: rezar por los vivos y por los difuntos.

Centrándose en el primero, el Papa expresó: “Hay muchas formas diferentes de rezar por el prójimo. Todas son válidas y aceptables para Dios si vienen del corazón”.

El Santo Padre ensalzó de forma especial la práctica de los padres de bendecir a sus hijos antes de la escuela y a la hora de dormir: “Pienso en particular en las madres y padres que bendicen a sus hijos por la mañana y por la noche. Este hábito aún existe en algunas familias: bendecir a un hijo es una oración”.

También elogió la práctica de rezar por los enfermos y la “intercesión silenciosa, a veces con lágrimas, en tantísimas situaciones difíciles”.

En unas declaraciones improvisadas (recogidas en el video a continuación), el papa Francisco planteó el ejemplo de un joven empresario que visitó Santa Marta esta semana para rezar por sus empleados.

Las palabras del pontífice:

“Ayer vino un buen hombre a Santa Marta; era un empresario. El joven tenía que cerrar su fábrica porque ya no podía mantenerla, y lloraba mientras decía: ‘No me siento capaz de dejar a más de 50 familias sin trabajo. Podría declararme en bancarrota: me iría a casa con mi dinero, pero mi corazón seguiría llorando por estas 50 familias durante el resto de mi vida’.

“Este es un buen cristiano que reza con sus obras”, continuó el papa. “Vino a misa para rezar porque el Señor le ofreciera una salida, no solo para sí mismo, sino para las 50 familias. Este es un hombre que sabe cómo rezar, con su corazón y sus actos, sabe cómo rezar por su prójimo”.

“Me hizo mucho bien escucharle”, afirmó.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Millones de lectores en todo el mundo - incluyendo miles de cristianos de Oriente Medio - cuentan con Aleteia Árabe para informarse, obtener inspiración y aliento. Por favor considera la posibilidad de ayudar a esta edición con un pequeño donativo