Aleteia

Conciliar trabajo con vida familiar, una barrera para las científicas chilenas

Bill Dickinson-CC
Comparte
Comenta

¿Para ser competitiva y progresar tienes que dejar de lado la familia?

Paulina Bahamonde es bioquímica por la Universidad de Concepción de Chile y tiene una alta especialización en Biología Ambiental. Actualmente es investigadora asociada a la Fundación Meri, que se esfuerza en la conservación y el manejo sustentable de los ecosistemas de la región patagónica.

“Cuando tenía cinco años ya le pedía al Viejito Pascuero (manera en que los chilenos le llama a Santa Claus) un microscopio. Cuando éramos mayores iba a pescar con su padre le daba pena usar champú porque podía enfermar a los peces”, expresa Paulina.

La historia de esta mujer está recogida en el video Paulina Bahamonde, investigación e inspiración desde la Patagonia, trabajo liderado por Gustavo Chiang y que recibió una mención honorífica en el concurso Mujeres Chilenas en Ciencias.

Precisamente, Paulina es mujer y científica chilena. “Cuando tenía 26 años conocí a una mujer científica en la Antártida, Jenny, que tenía como cinco hijos. Me impactó que ella por más de tener una familia tan numerosa podía ausentarse del hogar por tanto tiempo y hacer una expedición en la Antártida”, expresó Paulina para el video sobre su trabajo.

A Paulina la animó e inspiró el ejemplo de aquella mujer que conoció de pequeña y que podía conciliar su vida familiar con su actividad profesional.

Recientemente en Chile se hizo público un estudio que establece que en Chile la principal barrera a sortear por las mujeres que se dedican a la ciencia corresponde a conciliar su trabajo con la vida familiar, superando a otros factores como el económico.

El trabajo fue solicitado a la consultora Isónoma por la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica, (Conicyt) que también ha logrado advertir que a medida que avanza la formación y perfeccionamiento de quienes se dedican a la ciencia, disminuye la participación de las mujeres.

O sea, “el Estudio sobre la realidad nacional en formación y promoción de mujeres científicas en STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas por sus siglas en inglés)” deja entrever que, para progresar y ser competitivas, las mujeres deben renunciar a formar una familia. Al menos, esto fue lo que contestó el 41% de las mujeres consultadas para este estudio.

Por otro lado, el 76.8% de las mujeres científicas en Chile considera que los hombres avanzan más rápido a la hora de hacer carrera.

De alguna manera, según indican los propios analistas del estudio, este escenario representa una manera de discriminación hacia las mujeres y es necesaria también una veloz intervención desde diversos ámbitos.

Para Paulina, la Patagonia es un lugar que la inspira a intentar responder preguntas a través de la ciencia. “La ciencia está en deuda con la sociedad, nos hemos encasillado en una burbuja, pero nosotros nos debemos a la sociedad. El científico desde la ciencia tiene que ser una especie de bisagra para responder preguntas que importan a todos”, cuenta Paulina.

“Chile es un país para hacer ciencia y hay muy buenos científicos”, concluyó Paulina.

Como tantas otras, Paulina sueña con seguir investigando y poner al tope el desarrollo científico chileno. Pero para muchas mujeres científicas en Chile y en otros lugares del mundo este sueño permanece intacto y no por ello deciden renunciar a la vida familiar.  Jenny, aquella mujer que inspiró a Paulina es un claro ejemplo de que sí se puede.

 

Comparte
Comenta
Temas de este artículo:
chilecienciafamiliamujertrabajo
Newsletter
Recibe Aleteia cada día