Aleteia

Alemania: ¿Hacia la unidad entre protestantes y católicos?

© FRANK RUMPENHORST / DPA/AFP
Comparte
Comenta

Los protestantes encontrarían la separación cada vez más arbitraria

Todavía parece que hay pocos cristianos que tengan un conocimiento profundo de su propia religión, valora el teólogo Detlef Pollack, según informa el sitio web de la Conferencia Episcopal de Alemania.

Los diferentes eventos en conmemoración de los 500 años de la Reforma dejan ver la falta de conocimiento que los mismos protestantes podrían tener de su propia religión. Lo mismo puede lamentarse por parte de los católicos. La verdadera herencia teológica de la Reforma parece de hecho haber sido largamente ignorada, según este teólogo.

Así, relata, por ejemplo, que hay estudios que muestran que la mayoría de los protestantes piensa que es a través de las buenas obras que se encuentra la salvación y la elección de Dios. Sin embargo, una de las principales causas de la ruptura con la Iglesia católica en tiempos de la Reforma fue precisamente el rechazo de los protestantes a la Salvación a través de las obras.

Por tanto, estos protestantes tendrían una concepción demasiado “católica” de la religión cristiana en este aspecto. A menudo explican también que el protestantismo es para ellos, primero, una “ética”, mientras que para Lutero la fe tiene mucha más importancia que la moral, porque es únicamente a través de la fe que el hombre puede salvarse y abrirse a la gracia de Dios. La mayoría de los protestantes llegan a decir incluso que las afirmaciones teológicas no constituyen un elemento fundamental de su identidad cristiana. Y sin embargo fueron estas afirmaciones teológicas las que llevaron a los protestantes a escindirse de la Iglesia católica.

De esta manera, parece que las profundas diferencias entre católicos y protestantes se están difuminando para muchos alemanes. La separación entre las dos confesiones a muchos le resulta arbitraria. Solamente una minoría muy comprometida entiende todavía aquello que separa las dos confesiones y sabe, por ejemplo, por qué católicos y protestantes no pueden comulgar juntos.

Por tanto la fe ya no se define realmente de manera confesional en Alemania. Más bien se percibe una separación entre personas religiosamente comprometidas y personas que han abandonado completamente el cristianismo, con muchas fases intermedias.

Entre católicos y protestantes reina un profundo consenso en la mayor parte de los ámbitos que no son directamente teológicos. ¿Tal vez podríamos ver este desvanecimiento de diferencias y de la distinción específica de protestante como un signo de esperanza? Quizás sea la prueba del progreso de la unidad de todos los cristianos y de que lo esencial es llegar a una Iglesia que sea de verdad el cuerpo de Cristo al mismo tiempo que el pueblo de Dios, guiado por el vicario de Cristo, heredero de san Pedro.

Newsletter
Recibe Aleteia cada día