Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 01 marzo |
Santos Mártires de Alejandría
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Qué hacer cuando sientes que se te cae el mundo encima?

Britt Knee-CC

Carlos Padilla Esteban - publicado el 02/12/16

Cambia tu mirada, amplía horizontes

Quiero dejar de complicarme la vida. Aunque es verdad que a veces son los demás, o las circunstancias del presente, o los fracasos y las pérdidas, los que parecen complicarlo todo. Pero tengo yo también mi parte de culpa.

Dejo de hacer cosas por miedo. Hago o digo algunas cosas y me arrepiento más tarde. No sé bien poner mis prioridades en la vida, marcar mis acentos, elegir mis opciones. Me angustio ante los imponderables que no controlo.

Intento yo lograr las cosas sin pedir ayuda a nadie, como si fuera capaz de todo. Me ofusco cuando la realidad no es la que yo quería. Me agoto al pensar que tengo que sacar yo solo todo adelante. Dejo de soñar cuando me ato al mundo y sus seducciones, no miro al cielo, miro la tierra.

Me aíslo queriendo ser feliz sin que nadie me moleste, sin que perturben mi paz. Me dejo abatir al comprobar mis debilidades, al sufrir caídas. Tropiezo y no encuentro fuerzas para levantarme de nuevo. Y me desanimo con la vida que llevo.

Tal vez por eso me gusta el Adviento, porque me da nuevas energías para luchar. Quiero una vida menos complicada. En parte depende de mi actitud. Para lograrlo tengo que creer en ese amor de Jesús que va conmigo y le da sentido a mi presente. Me levanta y me hace soñar. Y le da sentido a mi amor que sueña el infinito.

El otro día leía la historia de Katie Kirkpatrick, una mujer enferma de cáncer en estado terminal, que se casó feliz a la edad de 21 años con Nick, de 23 años. Estaba muy enferma y a los cinco días de su boda murió. Vivieron su amor para el cielo.

Ver a una mujer tan débil y enferma casarse con una sonrisa en el rostro me da qué pensar. La felicidad se puede alcanzar, lo sé, por un tiempo en la tierra, no importa cuánto dure. Sé que es para siempre en el cielo.

Por eso tengo claro que no quiero dejar de amar esperando el momento oportuno que a lo mejor nunca llega. No quiero dejar pasar las horas y los días sin hacer nada. No estoy dispuesto. Quiero ponerme ya en camino.

Decía el papa Francisco sobre el Adviento: “Estamos llamados a alargar el horizonte de nuestro corazón, a dejarnos sorprender por la vida que se presenta cada día con sus novedades”. Quiero alargar mi horizonte, y no estrecharlo. No pensar en el final. Pensar en todo lo que puedo dar hoy.

Muchas personas hablan del final del mundo. A veces porque no están contentas con la vida que llevan y sueñan ya con su final en la tierra para todos. Otras veces porque les angustia la llegada repentina de Dios. A veces porque desean otra vida más plena, más feliz, que la que llevan.

No quiero dejar pasar el tiempo. Me pongo manos a la obra. Quiero vivir mi vida en plenitud. Quiero amar donde puedo amar. Necesito cambiar mi corazón en las manos de Dios. Yo solo no puedo cambiarme por dentro. Sólo Él puede.

Decía el padre José Kentenich: “Si el Espíritu Santo no nos enciende y colma interiormente, por más empeño que pongamos en el campo ascético, la cosecha que haremos será escasa. La pura ejercitación de la voluntad no nos ayuda. Hoy el hombre clama desde lo hondo por liberación y redención interior, y no logra alcanzar el objeto de sus anhelos. Queremos y deseamos las cosas del cielo, pero somos conscientes de que, a pesar de ello, continuamos siendo personas atadas a los instintos y apegados a lo terreno”[1].

No puedo cambiar solo tan fácilmente. Quiero cambiar actitudes y hábitos, pero fallo muchas veces en el intento. Me lo propongo. ¡Qué buenos propósitos saco en ratos de oración, cuando todo me parece evidente y claro, y creo tener fuerzas suficientes!

Pero luego en la acción fracaso, me asusta mi fragilidad. Me doy cuenta de dónde fallo. Sin que nadie me ayude a verlo, soy capaz de verlo yo solo. Creo que puedo tocar las cumbres, pero con tristeza compruebo que no soy capaz de cumplir lo que me he propuesto.

Quiero ser con los más cercanos tan alegre y servicial como lo soy cuando estoy fuera de casa. Quiero guardar la mejor sonrisa para mi familia cuando regreso a mi hogar. Me propongo volver a empezar de nuevo cada mañana.

Pero fallo y me desespero. No es posible, no hay conversión que valga. Parece que mi esfuerzo voluntarioso y esforzado no es suficiente para cambiar de verdad.

Quiero entregar mi vida en las manos de Dios, en su Espíritu Santo que todo lo transforma si yo dejo que actúe en mí. Quiero dejar que sea Dios el que cambie mi vida por dentro, yo no puedo hacerlo. Quiero que desate todos mis nudos. Que me haga más realista ante mis propósitos imposibles. Que me descubra lo que puedo llegar a ser si le digo que sí, que estoy dispuesto.

Necesito una verdadera conversión. Un cambio de mi mirada. Un horizonte más amplio. No quiero complicarme la vida. Quiero que sea más sencilla y fácil. No deseo sufrir por lo imposible. Ni ahogarme en las más pequeñas dificultades del camino.

[1] J. Kentenich, Envía tu Espíritu

Tags:
fepsicología positiva
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
2
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
3
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
4
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
5
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
6
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
7
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.