Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 03 diciembre |
San Francisco Javier
home iconHistorias que inspiran
line break icon

Tragedia del Chapecoense: La verdadera nobleza del fútbol

Nelson Almeida / AFP

View of a flower hanging from a net during a tribute to the players of Brazilian team Chapecoense Real who were killed in a plane accident in the Colombian mountains, at the club's Arena Conda stadium in Chapeco, in the southern Brazilian state of Santa Catarina, on November 29, 2016. Players of the Chapecoense were among 81 people on board the doomed flight that crashed into mountains in northwestern Colombia, in which officials said just six people were thought to have survived, including three of the players. Chapecoense had risen from obscurity to make it to the Copa Sudamericana finals scheduled for Wednesday against Atletico Nacional of Colombia. / AFP PHOTO / Nelson Almeida

Esteban Pittaro - publicado el 30/11/16

Tras el accidente aéreo que dejó 71 muertos se avizora un nuevo renacer

La tragedia del Chapocoense está poniendo de manifiesto la cara más noble del fútbol. A los mensajes de solidaridad por doquier de simpatizantes y profesionales se van sumando en las últimas horas gestos concretos de clubes y federaciones de fútbol.

El mismo fútbol obsceno de corrupción que anidó en la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) se solidarizó inmediatamente con las víctimas y con el sentimiento de dolor de la ciudad de Chapecó, para la que «El Chape» era mucho más que un club: era esperanza de que era posible trascender, de que David podía contra varios Goliats.

Para dimensionar, Chapecó es un municipio de 209.000, lo que equivale al 0. 1% de la población del Brasil. Allí grandes multitudes se han unido para rezar y compartir su dolor.

Rafaela Menin / Folha

La epopeya del club del Estado de Santa Caterina entre los grandes del fútbol brasilero como el Corinthians, Palmeiras, el Cruzeiro, el San Pablo, entre otros, había colocado a sus simpatizantes en un lugar de privilegio en base a un trabajo ordenado y persistente.

Su lugar bien ganado entre los grandes no sólo de su país, sino desde estos años del continente, recuerda al Independiente del Valle, de Ecuador, que llegó a la final de la Libertadores este año. Pequeños clubes, con administraciones ordenadas y sin sospechas turbias, que triunfan. E ilusionan con un fútbol distinto.

«El Chape» cuenta con un presupuesto anual de 12 millones de dólares, lo que equivaldría a un mes y medio de los servicios de Cristiano Ronaldo en el Real Madrid. En marzo de este año, decidió compensar con un salario extra a todo el personal del club por su gran trabajo de apoyo y soporte a un plantel que, decían, llegó a la primera división hace 3 años para quedarse. Ni el plantel ni el cuerpo técnico, que cuentan con premios por objetivos cumplidos, eran beneficiarios de este beneficio.

La administración admirada por lo ejemplar, incluso en el cuidado y la gestión de los nuevos talentos, tendrá que renacer de las cenizas sin el cuerpo técnico, plantel, e incluso gran parte del equipo dirigencial. El mismo presidente del Club, que había sido electo vicepresidente de la Confederación Brasilera de Fútbol en 2015, falleció en el trágico incidente.

«El Chape» está llamado a una nueva epopeya. Para ello, los clubes brasileros pidieron que no descienda de la primera división, gran orgullo del club. Además, aseguraron que prestarán jugadores para que jueguen en el club durante el año que viene de manera absolutamente gratuita.

Desde la Argentina, cuyas fronteras están a 160 kilómetros de Chapecó, llegó idéntico ofrecimiento de jugadores para poder formar un plantel competitivo.

Otro reconocimiento concreto es el del Atlético Nacional, que hoy mismo debía disputar con «El Chape» la final de la Copa Sudamericana. “De nuestra parte, y para siempre, Chapecoense Campeón de la Copa Sudamericana 2016”, pidieron en un comunicado las autoridades del club colombiano.

Lo logrado durante estos años por el Chapecoense a nivel deportivo será muy difícil de reconstruir. Pero hay sobradas muestras de solidaridad genuina de los equipos con los que competía que van mucho más allá de los minutos de silencios, y que ilusionan con un nuevo renacer, ya no sólo de «El Chape», sino del fútbol mismo.

Con valores como estos en el fútbol, la posibilidad de que el show continúe, luego del debido luto, tiene sentido.

Tags:
accidenteaviacionbrasilChapecoensefutbol
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.