¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

¿Te sientes impotente para dejar un mal hábito? Atiende a esta sencilla idea

Comparte

Detente a analizar lo que sientes cuando realizas ese comportamiento indeseado

Fumar, gritarle a alguien en un momento de estrés, comer algo que no te conviene, mirar el celular mientras conduces,… ¿Te ha pasado alguna vez que quisieras evitar hacer algo pero acabas cayendo de una manera irresistible? Sumérgete a un nivel más profundo que el meramente racional para comprender por qué lo haces, analiza lo que obtienes con esos comportamientos para pasar del conocimiento a la sabiduría. Es el consejo del psiquiatra Judson Brewer en esta charla TED.

Brewer comparte primero una experiencia personal vivida al intentar aprender a meditar. Debía resultar fácil. Había una única instrucción, al parecer extremadamente simple: poner atención en la propia respiración y cuando la mente vagara traerla de vuelta. Sin embargo, sus retiros de silencio sudando en medio del invierno para intentar lograrlo le resultaron agotadores.

¿Por qué?

“La instrucción era bastante simple pero me faltaba algo realmente importante”, reconoce. “¿Por qué es tan difícil prestar atención?”, plantea. Los estudios muestran que aun cuando realmente estamos tratando de prestar atención a algo en algún momento cerca de la mitad de nosotros empieza a soñar despierto o tiene esa necesidad de revisar Twitter, constata.

Lo que ocurre, según Brewer, es que estamos luchando contra uno de los procesos de aprendizaje mejor conservados, que ahora conocemos científicamente: el proceso de aprendizaje basado en la recompensa, resumido en el esquema “Detonante-comportamiento-recompensa“, tan usado en la publicidad.

Repitiendo este proceso adquirimos hábitos, como comer algo dulce cuando nos sentimos tristes (y no porque tengamos hambre) o fumar cuando estamos estresados o beber un refresco para expresar un determinado estilo de vida que nos haga sentir integrados en la sociedad.

“Con estos mismos procesos cerebrales hemos pasado de aprender a sobrevivir a matarnos literalmente a nosotros mismos”, sentencia en referencia a la obesidad y el tabaquismo.

Brewer tiene una curiosa propuesta: “¿Y si en lugar de luchar contra nuestro cerebro o tratar de obligarlo a prestar atención usáramos este proceso de aprendizaje natural basado en la recompensa pero añadiendo un giro?”.

Quedando desencantado a un nivel visceral de un comportamiento que no deseas, te será más fácil dejarlo ir naturalmente. Y en un proceso, quizás no tan rápido como desearías pero efectivo, apoyado por la curiosidad para conocer a fondo tus experiencias, podrás cambiar viejos hábitos por otros mejores.

 

 

Tags:
adiccion
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.