¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

“Ratzinger tiene razón: la fe no es teoría, es encuentro con Dios”

Comparte

Es posible acercarse a Jesús hasta cuando se soporta a la suegra. Para encontrarse verdaderamente con Dios, de hecho, hay que caminar en la vida con tres actitudes: vigilantes en la oración, operosos en la caridad (que también significa tolerar a quien te da fastidio) y exultantes en la alabanza. Lo afirmó Papa Francisco en la homilía de la misa que ofició esta mañana, 28 de noviembre de 2016, en la capilla de la Casa Santa Marta, según indicó la Radio Vaticana. En su homilía, el Pontífice hizo suyas las palabras del Papa emérito Benedicto XVI: la fe cristiana no es una teoría o una filosofía, es el encuentro con Jesús.

Esta fue la primera misa de Adviento de Papa Bergoglio en su residencia. El obispo de Roma subrayó que «la gracia que nosotros queremos en el Adviento» es encontrar al Hijo de Dios.

Entonces, hay que preguntarse: ¿cómo se puede ir hacia Cristo? «¿Cuáles son las actitudes que debo tener para encontrar al Señor? ¿Cómo —se preguntó el Papa— debo preparar mi corazón para encontrar al Señor?».

Y observó: «En la oración, al comienzo de la Misa, la Liturgia nos señala tres actitudes: vigilantes en la oración, operosos en la caridad y exultantes en la alabanza». Es decir: «debo rezar, con vigilancia; debo ser operoso en la caridad (la caridad fraterna: no solo dar una limosna, no, sino también tolerar a la gente que me da fastidio, tolerar en la casa a los niños cuando hacen mucho ruido, o al marido o a la esposa cuando hay dificultades, o a la suegra… No sé… pero tolerar, tolerar…). Siempre la caridad, pero operosa». Y luego, la alegría «de alabar al Señor: “Exultantes en la alegría”». De esta manera «debemos vivir este camino, esta voluntad de encontrar al Señor. Para encontrarlo bien». Es fundamental «no estar quietos. Y encontraremos al Señor».

Y, cuando llega la cita con Dios, «habrá una sorpresa, porque Él es el Señor de las sorpresas», aseguró Jorge Mario Bergoglio. De hecho, Él «no está quieto».

Francisco explicó cuál es la fuente de esta sorpresa: «Estamos en camino para encontrarlo y Él está en camino para encontrarme, y cuando nos encontramos vemos que la gran sorpresa es que Él me está buscando, antes de que yo empiece a buscarlo». Esta es «la gran sorpresa del encuentro con el Señor —insistió—, Él nos ha buscado primero. Él siempre es el primero. Él hace su camino para encontrarnos».

El Pontífice recordó que «el Señor siempre va más allá, va primero. Nosotros damos un paso y Él da diez. Siempre». Esta es la «abundancia de su gracia, de su amor, de su ternura que no se cansa de buscarnos». Porque «el nuestro es el Dios de las sorpresas —insistió—, el Dios que nos está buscando, nos está esperando, y solo nos pide el pequeño paso de la buena voluntad».

Entonces, según Francisco, es necesario «tener ganas de encontrarlo». Ya después será Él quien ayude a las personas. Y podemos estar tranquilos, porque Dios «nos acompañará durante nuestra vida»; y aunque muchas veces «vea que nos alejamos de Él, Él espera como el padre del Hijo pródigo».

Francisco citó a su predecesor: «A mí siempre me ha sorprendido lo que Papa Benedicto dijo, que la fe no es una teoría, una filosofía, una idea: es un encuentro. Un encuentro con Jesús». Si no se de de esta manera, si no “chocamos” con «su misericordia», se puede «recitar el Credo de memoria, pero no tener fe».

El obispo de Roma recordó que «los doctores de la Ley sabían todo, todo sobre la dogmática de aquel tiempo, todo sobre la moral de aquella época, todo»; pero «no tenían fe, porque su corazón se había alejado de Dios».

Esa es la disyuntiva: «Alejarse o tener ganas de salir al encuentro. Esta es la gracia que hoy pedimos: “Oh, Dios, nuestro Padre, suscita en nosotros la voluntad de ir al encuentro de tu Cristo”, con las buenas obras —concluyó. Ir al encuentro de Jesús», que nos reserva «una bellísima sorpresa».
 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.