¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Los “tuits” de Trump sobre Bergoglio: “El Papa es humilde como yo”

Comparte

Las opiniones del presidente electo de los Estados Unidos en Twitter no dejan indiferente

¿Cómo serán las cosas entre papa Francisco y Donald Trump? Entre las incógnitas que marcan el nuevo rumbo de la Administración estadounidense también está la de la dirección que tomarán las relaciones entre le futuro inquilino de la Casa Blanca y el obispo de Roma.

Se recuerdan las chispas que surgieron entre ambos con respecto al tema de los muros “antimigrantes”, cuando el Papa celebró la misa a pocos metros de la frontera entre Estados Unidos y México.

Pero son menos conocidas las frases que el próximo Comandante en Jefe de los Estados Unidos de América le ha dedicado al actual Sucesor de Pedro desde su cuenta en Twitter. Juicios y comentarios de diferentes naturalezas, incluido un certificado de admiración que se refiere a la humildad, “denominador común” que Trump declara compartir con el Papa.

Hasta el momento, el punto de referencia para imaginar las futuras relaciones entre el Pontífice y el presidente electo sigue siendo el “incidente” de febrero, en el marco del viaje de Papa Bergoglio a México.

Trump comenzó en una entrevista con la cadena Fox: cuando le preguntaron qué opinaba sobre la misa entre los migrantes que el Papa habría celebrado poco tiempo después en Ciudad Juárez, dijo que el obispo de Roma era “una persona muy política”, que “no comprende los problemas que tiene nuestro país” y tampoco “el peligro de la frontera abierta que tenemos con México”.

También explicó que, en su opinión, México “le pidió que lo hiciera (celebrar la misa en Ciudad Juárez, ndr.), porque ellos quieren la frontera así como está y ellos están haciendo una fortuna, y nosotros salimos perdiendo”.

Durante el vuelo de regreso de Ciudad Juárez a Roma, respondiendo a los periodistas, el Papa no usó medias tintas y declaró que “una persona que solo piensa en hacer muros, sea donde sea, y no en hacer puentes, no es cristiana”.

Trump replicó en los medios de comunicación que era escandaloso que un “líder religioso” pusiera “en duda la fe de una persona”. Y después subió el tono, diciendo que en el caso de un ataque yihadista contra el Vaticano, el Papa “solo esperaría y rezaría que Donald Trump fuera presidente, porque esto, conmigo, nunca podría suceder”.

La hipótesis de que pudiera existir un choque entre el líder político más potente del mundo y el obispo de Roma ya puso en marcha los reflejos condicionados de sistema de comunicación mediática global.

Pero antes de la tormenta mediática de febrero, el sucesor designado de Obama había expresado ya bastantes juicios y consideraciones sobre papa Francisco, desde su elección a la Sede Apostólica de Roma. Frases de circunstancia, elogios y tomas de distancia del “estilo” del Papa, pero también declaraciones de afecto.

Trump comenzó el 14 de marzo de 2013, a pocas horas de que concluyera el cónclave, con las felicitaciones de turno “a mis amigos católicos por la selección de Papa Francisco I (sic) en la guía de la Iglesia católica. ¡Las personas que lo conocen lo aman!”, puntualizó el futuro presidente de los Estados Unidos en su primer tuit dirigido al nuevo Papa.

Pocos días después, el magnate neoyorquino fruncía el ceño frente a le decisión del papa Francisco, cuando salió por primera vez de los muros vaticanos, de ir a pagar la cuenta de la habitación que había ocupado en la Domus de la calle Scrofa antes de ingresar al cónclave.

“No me gusta ver al Papa de pie frente a la recepción de un hotel pagando la cuenta. ¡No es cosa de Papa!”, tuiteó Donald Trump el martes 19 de marzo por la tarde, día en el que Papa Francisco celebró la misa con la que comenzó su Pontificado.

Y a todos los que le hicieron notar que el Papa no necesitaba ir ostentando, como él, su grandeza, respondió en tono bromista: “¡Es por eso que yo nunca seré Papa!”.

Pero el día de la primera Navidad del Pontificado bergogliano, en la mágica atmósfera neoyorquina llena de luces y de buenos sentimientos, Trump encontró palabras para expresar la fascinación que le provocaba el obispo de Roma: “El nuevo Papa”, escribió el 25 de diciembre de 2013 por la tarde, “es un hombre humilde, justo como yo, y esto probablemente explica por qué me gusta tanto”. La declaración de afecto por Papa Francisco, con todo y profesión de humildad, fue retuiteada más de 5 mil veces.

Los tuits de Trump sobre papa Francisco no solo tienen que ver con sus declaradas afinidades o diferencias. En abril de 2014, las elecciones presidenciales todavía estaban lejos. Quién sabe si Trump ya estaba considerando presentarse como candidato. Pero mientras tanto se divertía tuiteando y en sus ocurrencias también citaba Bergoglio.

Le preguntaron que a quién le habría gustado tener como huésped en The Celebrity Apprentice, el programa que él mismo creó y condujo (para la red NBC) desde 2008 y en el que cada semana diferentes personas famosas, en diferentes equipos, compiten para reunir la mayor cantidad posible de dinero que será ofrecido en beneficencia. El respondió sin chistar: “¡El Papa!”.

El presidente electo de los Estados Unidos ya se ocupaba de las cuestiones vaticanas antes de la llegada de papa Francisco. En Twitter expresó su opinión sobre la decisión de Benedicto XVI de renunciar al papado, indicando, con su acostumbrado tono áspero y franco, su absoluto desacuerdo: “El Papa”, escribió Trump en su cuenta el 27 de febrero de 2013, “no habría debido renunciar. Habría debido continuar. Esto le hace mal a él y a la Iglesia”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.