Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 04 agosto |
San Juan-Bautista María Vianney
home iconEstilo de vida
line break icon

Educar la afectividad en 3 pasos

© Joselito Tagarao

Patricia Navas - publicado el 24/11/16

Si prescindimos de nuestros sentimientos... se rebelarán

Para educar la afectividad hay que dar 3 pasos: reconocer, clarificar y encauzar, y podar. Es un camino que pueden recorrer incluso aquellos aparentemente más fríos. Explicado ampliamente en el libro Nuestra vida afectivade la editorial Patris, lo resumimos aquí para personas ocupadas (aunque no tanto como para despreciar la importancia de sus sentimientos):

1. Reconocer y aceptar los sentimientos: A veces valoramos la inteligencia y la voluntad pero despreciamos la sensibilidad y las pasiones. Es un error dejar a un lado la mezcla de sentimientos que hay en nuestro interior para buscar que todo lo domine una inteligencia clara y una voluntad fuerte. ¡No somos máquinas!

Seremos más felices -e incluso más eficaces a la larga- si reconocemos y abrazamos esas fuerzas que se encuentran en nuestras raíces, como el ansia instintiva de dar y de recibir amor y el impulso de la conquista y las ganas de superar obstáculos.

Y al contrario, más desgraciados si rechazamos disfrutar de las cosas de la vida, grandes (como la maternidad o la publicación de nuestro libro) y pequeñas (como la victoria de nuestro equipo de fútbol o un café con un amigo).

2. Clarificar y encauzar los sentimientos: Una vez asumida, es necesario encauzar y educar nuestra afectividad. La razón debe clarificar los sentimientos, especialmente los negativos. Así se regulan las reacciones instintivas primarias y se logran relaciones más libres.

Por ejemplo, si se siente afecto por alguien, hay que valorar si ese sentimiento es ordenado y cómo encauzarlo y desarrollarlo. O si brota la antipatía hacia una persona, analizar por qué, tratando de ver sus aspectos positivos, a veces tapados por la pasión desordenada.

Conocer nuestras reacciones, reflexionar sobre lo que sentimos (¿qué me alegra?, ¿qué me emociona?, ¿qué me bloquea?), nos permite ir más allá de la mera espontaneidad de los afectos ciegos. Es peor ignorarlos o reprimirlos.

Si nos hemos sentido «heridos» por una palabra o actitud de alguien y no reflexionamos sobre ello, fácilmente podemos cerrarnos ante esa persona (¡y podría ser nuestra pareja o nuestra madre!). Las heridas no curadas se infectan, hay que sacar la costra y buscar la causa de la infección para curarlas.

Ante los afectos, sentimientos, ansias, la razón muestra el camino a seguir y la voluntad conduce a la persona por ese camino, pero no dominando sino canalizando, integrando orgánicamente, apelando a lo positivo, orientando. Así se encauzan los sentimientos.

Vladimir Agafonkin-CC

3. Podar los sentimientos: Dentro de nosotros existe el desorden. ¿Quién no ha sentido celos, ira, impulsos de venganza, antipatías, ansia de poseer,…? Nuestra naturaleza, nos empuja -a veces con mucha fuerza- a lo insano, incluso a lo morboso. Y cuando nos dejamos llevar, la caída nos predispone a seguir por el camino erróneo, incluso contra nuestra razón y nuestra voluntad.

Por eso, para lograr la armonía, necesitamos también cortar las desviaciones, corregir y enderezar lo torcido. Pero la poda debe ser lúcida, orientada a conquistar una personalidad integrada y noble, humanamente plena, llena de vida y de fuerza.

© SHUTTERSTOCK

… y una cosa más: Las experiencias vividas, especialmente en la infancia, condicionan la afectividad. Si han sido negativas, el camino puede resultar más difícil. Quizás deba superar sentimientos de inseguridad y temor instintivo, angustia, complejos de inferioridad, agresividad,…

No basta con encauzar y clarificar racionalmente los afectos y sentimientos. También son necesarias vivencias positivas que despierten y orienten una afectividad sana y sentimientos positivos desde nuestro subconsciente.

Tags:
afectividadeducaciónpsicología positivasentimientos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MADELEINE PAULIAC
Sandra Ferrer
La doctora que ayudó a dar a luz a unas monjas violadas
2
Aleteia Brasil
Los 3 tipos de humildad según san Ignacio de Loyola
3
JAIRO
Esteban Pittaro
La última canción de Jairo a su esposa, fallecida tras 50 años de...
4
FERMIN SOSA
Jesús V. Picón
Mexicano al otro lado del mundo, ciclista y dice que sin miedo al...
5
knoNap
Giovanna Binci
KnoNap: Tras una dura experiencia, Danya crea un pañuelo anti-vio...
6
KEVIN CORDON
Pablo Cesio
Kevin Cordón, el deportista que entrenó en el salón de una iglesi...
7
VIRGIN
Ary Waldir Ramos Díaz
¿Por qué el Papa es tan devoto de la Virgen del Silencio?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.