Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Sobre Timeless y ajustar cuentas con el pasado: ¡Qué bello es vivir!

Comparte

Interesante serie llena de giratiempos y ministros de la historia para valorar el presente y considerar el pasado

Voy a adivinar un pensamiento que habrán tenido alguna vez: “Si pudiera cambiar mi pasado, todo sería distinto”. Que si hubiese hecho eso o aquello… Que si no hubiera ocurrido esa cosa o esa otra… Tantas excusas que no hacen las paces con el presente. Pero, ¿lo han pensado bien? ¿Seguro que no hay de fondo una cierta insatisfacción?

Abigail Spencer, la protagonista de Timeless, tiene otro enfoque a la hora de afrontar lo sucedido: “Viajar al pasado te hace sentir agradecida con el presente”. Nadie lo tiene todo, se afirma en esta interesante serie; es imposible. Así que mejor no cambiar ni una coma de la historia.

El tiempo es un misterio. Cierto. Somos el único ser capaz de hacer del tiempo historia. Pero, ¿existe o no? ¿Sería posible viajar a través de él y cambiar los errores? ¿Hay diseño o hay azar? ¿Libertad o predeterminación? En el fondo, nos interesa saber si es posible evitar el mal, el error, y si hay o no libertad del hombre en la construcción de la historia. Timeless, la nueva serie de NBC y Sony Pictures Television para esta temporada, afronta todas estas cuestiones en un educativo viaje a través del tiempo.

Una apasionada profesora de historia (Abigail Spencer), un soldado (Matt Lanter) y un ingeniero (Malcolm Barrett) serán un peculiar trío secreto reclutado por el gobierno. Su objetivo es pillar a Garcia Flynn (Goran Visnjic), un criminal que ha robado una flamante máquina del tiempo.

Flynn viaja con sus soldados a diversos momentos claves del pasado. Pretende así modificar la historia de los Estados Unidos, hacerse con una potente arma nuclear y dominar al mundo entero. Hay que pararle. La peculiar terna deberá viajar al pasado y anticiparse a los movimientos de Flynn para evitar que la historia cambie. Salvar la historia es salvar al mundo.

Si varías el pasado, alteras el presente. Las paradojas sobre el tiempo han sido recurrentes en el séptimo arte. El cine en sí mismo es ya un viaje en el tiempo, la ilusión de retratar el pasado, de mostrar el futuro. Pero ha aspirado a más, a plantear si el ser humano puede cambiar el mal de antaño y construir por sí solo un presente que no le gusta.

Ahí están los artefactos que lo permiten: el coche de Regreso al futuro (1985), los giratiempos de Harry Potter y el prisionero de Azkaban (2004), el despertador de Atrapado en el tiempo (1993), el ángel de la navideña y metafísica Qué bello es vivir (1946), etc. O los viajes de Terminator (1984), El efecto mariposa (2004), Déjà vu (2006), Midnight in Paris (2011) o la más reciente Interstellar (2014), por citar las más conocidas. Se trata de discernir si hay o no providencia en la historia, o si hay esa Historia final hegeliana que tritura al hombre individual.

También en Timeless estará esta pregunta, y a la vez la tentación de cambiar la vida personal. La historia tiene también su intrahistoria, sus seres de a pie. Al cambiar el pasado los personajes de la serie verán desaparecer hermanas, aparecer prometidos, etc. Lincoln, Judith Campbell, El Álamo, el Watergate, el zeppelín Hindenburg, y tantos momentos determinantes para Estados Unidos y el mundo.

Un drama procedimental en el que cada capítulo es un episodio de la historia, traspasado por una trama mínima y casi imperceptible. Lo que importa en Timeless es sobre todo aprender algo del pasado.

¿Es Timeless un plagio mejorado de El ministerio del tiempo, de Televisión española? No. Aquí hay máquina y no puertas; aquí las cosas no son culpa de los reyes católicos y de la Inquisición, ni de la caza de brujos que abrían puertas; aquí no hay educación sexual ni esa oscuridad hispana. En la serie americana todo es más patriótico, y busca reanimar la unidad de una nación diezmada a partir de la historia y su papel en el mundo.

Con Neil Marshall (Juego de Tronos) como director del piloto, Kripke (Sobrenatural) y Ryan (The shield) consiguen generar expectativa y una serie lo suficientemente ágil para no aburrirte. Por algo vienen de la ciencia ficción a medio camino entre fantasía y terror, y de los dramas criminales atópicos. La falta de tensión y trama de los capítulos se supera por su buena intención y su valor educativo. Timeless llevará a la audiencia a épocas antológicas de la época. Un viaje para decir a la vuelta, terminado el episodio, que sí, que el presente es nuestro lugar, el sitio donde hacemos del tiempo historia.

 

Tags:
cine
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.