¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Cómo proteger tu biblioteca al estilo medieval

Image
Comparte

No se trata precisamente de hacerlo “a capa y espada”, sino de un modo más sutil y, a la vez, más radical

Antes de la invención de la imprenta, tener un libro no era un asunto sencillo. De hecho, hacer un libro –uno solo- podía tomar años, y era un asunto reservado a monjes letrados, que se sentaban a copiar textos en los scriptoria de los monasterios, paciente y meticulosamente, en largas jornadas laborales. Una vez concluido, el libro solía encadenarse a la biblioteca, para evitar que alguna mano amiga de lo ajeno lo sacase de allí. Pero no sólo las cadenas protegían a los libros: generalmente, en la entrada de las bibliotecas, se escribían mensajes que seguramente podían hacer que un potencial ladrón desistiese de hacerse con alguno de los libros allí reservados. Por ejemplo:

Aquel que robare, tomare y no retornare este libro a su dueño, que su brazo se transforme en una serpiente que lo muerda y rasgue. Que de él se apodere la parálisis y sus miembros queden malditos. Que desfallezca en dolor llorando por piedad, y que no haya descanso para su agonía hasta que él mismo cante en su disolución. Que los gusanos de los libros roan sus entrañas sin morir jamás, y cuando por fin se vaya a su castigo final, que las llamas del infierno lo consuman para siempre.

Esta y otras “maldiciones” clásicas de bibliotecarios han sido recogidas por el historiador Marc Drogin en su más reciente libro titulado Anatema: Escribas medievales y la historia de los libros malditos, en el que incluye una abundante colección de estas –llamémosles así- “advertencias”. En castellano, quizá la más famosa de todas sea esta, que se encuentra en la biblioteca de Salamanca:

3cd7e826be5b4817506ee7b9fe4d72ed
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.