Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 28 julio |
Santa Catalina Thomas
home iconEstilo de vida
line break icon

El desafío de integrar en la escuela a chicos con capacidades diferentes

woodleywonderworks-cc

Valores Religiosos - publicado el 16/11/16

Cada uno de nosotros somos seres únicos e irrepetibles

Cuando se trata de integrar a chicos con discapacidad en los distintos niveles de escolaridad se presenta un desafío que no sólo implica al niño, sino que compromete a su familia, la institución, sus compañeros y toda la sociedad.

Si bien desde 2006 la ley de Educación de nuestro país contempla la integración “en todos los niveles y modalidades según las posibilidades de cada persona” (art. 26206), la realidad es que son pocos los colegios que la ponen en práctica, al menos en su totalidad. La barrera mayor a la que tienen que someterse los chicos a veces no es sólo una cuestión meramente edilicia que imposibilita el libre movimiento de quienes tienen algún impedimento físico, o la necesidad de un acompañante pedagógico, en casos de dificultades cognitivas, sino los prejuicios. Un tipo de discriminación sutil pero igual de dolorosa.

Felizmente, algunas escuelas católicas, desde una visión más completa del ser humano, parecen ofrecer un panorama diferente.

“En nuestro colegio partimos de la concepción que cada uno de nosotros somos seres únicos e irrepetibles, hechos a imagen y semejanza de Dios”, dice Luciana Molinari, directora del Instituto María Bianchi de Copello, del barrio porteño de Recoleta. La escuela, que pertenece a la vicaría de Educación del arzobispado de Buenos Aires, pone el acento en las cualidades personales y desde allí planea las prácticas escolares en torno a la inclusión.

Para Molinari, cada niño tiene su modo particular de acercarse al conocimiento, sus propios recursos, sus posibilidades y también sus dificultades físicas, cognitivas o emocionales. “Por eso, cuando hablamos de inclusión no nos centramos en la problemática de aquel que posee una patología o un certificado de discapacidad -señala-, sino que miramos a cada persona desde su individualidad y desde allí buscamos potenciar sus posibilidades”.

El mismo criterio se asume desde el Instituto Carlos Steeb -también perteneciente a la vicaría de Educación-, en el barrio Santa Rita, donde el rector Ariel Arévalo afirma que la escuela católica está llamada, por su esencia, a sentir la integración como una forma natural del desarrollo de toda acción educativa. “Si nos detenemos a observar el accionar de Jesús en su entrega amorosa a todos sus hermanos, la integración e inclusión caracterizan cada acto, cada escena, cada encuentro -define-, y no sólo en lo referente a las capacidades cognitivas o el nivel académico, sino también en la apertura para recibir a todos, más allá de sus diferencias sociales, culturales e incluso religiosas”.

“La idea es que todos podamos nutrirnos de las fortalezas de cada uno, crecer y aprender respetando al que piensa, siente o aprende de manera diferente”, opina Molinari. Y para ello, sugiere algunas herramientas prácticas, como modificar el espacio físico del aula sin temor a rotar los bancos y las sillas, ofrecer soportes como imágenes, recordatorios, tablas, registros. Generar un ambiente donde el acceso al conocimiento esté a la vista de todos, acortando o extendiendo las actividades. Simplificar o complejizar las tareas, promoviendo el trabajo colaborativo entre pares o entre los docentes y los niños. “En los casos particulares de la enseñanza de contenidos escolares, como Matemática o Prácticas del Lenguaje -opina- tienen que estar plenos de curiosidad, de valores, siempre orientados por la Palabra de Dios”.

También Arévalo entiende que desde lo religioso, “el proyecto de integración encuentra en la fe, el camino que ordena toda la propuesta, y en este sentido, la misericordia y la caridad son dos bastiones esenciales para ello”.

“Creo que todos tienen derecho a aprender -precisa Molinari- y es nuestra tarea (y nuestro deber) a la luz de los valores del amor, del bien, de la verdad y la justicia, encontrar formas para que puedan construir su propio proyecto de vida, como el mismo Jesús nos enseñó”.

María Montero

Artículo publicado por Valores Religiosos

Tags:
educacióninclusiónintegración
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
st charbel
Aleteia Líbano
¿Acaso no está sucediendo lo que dijo san Charbel?
2
MEXICO
Jesús V. Picón
Quería ser sacerdote para demostrar que Dios no existía
3
SEPARATION,
Ks. Michał Lubowicki
Lista de causas de nulidad matrimonial (más habituales de lo que ...
4
Claudio de Castro
Cómo salvar nuestras almas en el último instante
5
Kathleen Hattrup
Posible milagro revelado en fotos exclusivas
6
Ks. Michał Lubowicki
Lista de impedimentos para casarte (hay más razones de las que cr...
7
ANGEL,CHILD,STATUE
Philip Kosloski
¿Te preocupan tus hijos? Haz esta oración a los ángeles de la gua...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.