¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

“¡Canto desde que tengo memoria!”. Aimee: una gran promesa para la música espiritual

Comparte

Alabado sea Dios

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

¿Desde qué edad cantas y quién te enseñó las primeras canciones?

¡Canto desde que tengo memoria! Si no mal recuerdo, desde los 2-3 años más o menos, no puedo decir un número exacto ya que cantar ha sido algo que he hecho desde siempre. Entoné las primeras notas con ayuda de mi papá, que disfruta de diferentes géneros de música desde joven y a quien le encantaba tocar canciones con su guitarra.

¿Quién fue la primera persona que te habló de Dios?

Mi madre. De mi madre aprendí qué era vivir en Cristo. Ella siempre en su viaje en la fe me ha llevado con ella y ha tratado de inculcarme todos los valores y actitudes que debemos asumir como cristianos. Me enseñó el valor del servicio y lo bello que es entregarse por Cristo y servir a los demás.

¿Qué dicen tus amigos o conocidos cuando les cuentas sobre tu apostolado?

Mis amigos con quien comparto mi fe en el Señor, están más que felices de ver que le puedo servir de esta manera, donde puedo entregarme completamente. Sean conocidos, amigos o amigos muy cercanos, compartan mi fe de la misma manera que yo o no, están contentos de ver que hay gente a la que gusta lo que hago, ya que saben que cantar ha sido lo que más he gustado en toda mi vida.

¿Cómo ves a la Iglesia joven de hoy?

La juventud de hoy en día siento que pone su atención en cosas que simplemente no son importantes. Se alejan de la protección y el amor de Dios, y se olvidan de que hay un padre amoroso que espera lo mejor que ellos pueden ofrecer a su iglesia. Se pierden de la alegría que es la vida en Cristo, no aman y sienten cómo deberían, y desperdician su juventud en caminos sin dirección alguna.

Pero me da gusto decir que sí hay grupos de jóvenes que sí se dedican al Señor y lo siguen, entregando todo su ser al servicio y la propagación de su palabra.

¿Algo gracioso que te haya pasado cantando?

Bueno, ¡por dónde empezar! Han sido muchas cosas las que me han pasado, pero las que no puedo olvidar son las veces que a mi compañera de ministerio de canto (ECC- Enlace con Cristo) ¡le ha dado por hacer un chiste en medio de misa! Me saca totalmente de la unción y hace que tenga que concentrarme el resto de la misa para no ponerme a reír en medio de una canción (muchas veces hasta he tenido que parar de cantar). ¡Eso sí sería una súper vergüenza!

¿El que canta ora dos veces?

Cuando cantas, esa canción se eleva en una plegaria al cielo, cuando canto, oro por mí, por todas las personas sentadas presenciando la Eucaristía, por aquel sacerdote ofreciendo la misa y por todo el mundo, para que escuche la palabra del Señor en ese canto, llegue a su corazón y lo lleve hacia Él.

¿Qué proyectos tienes de futuro?

Soy muy joven, me queda mucho por aprender, quisiera seguir aprendiendo sobre Dios, ir descubriendo más sobre mí y mi espiritualidad, ya que me queda un largo camino por recorrer hasta la madurez espiritual.

Me encantaría seguir sirviendo, quiero llegar a más jóvenes, para que conozcan al Señor junto conmigo, y vean que la música católica es algo que todos podemos disfrutar y vean que la vida en el camino del Señor ¡no es monótona y aburrida!, ¡es una alegría que estamos gozosos de compartir!

¿Por qué crees que la vida es mejor con Dios al lado?

Es totalmente diferente ir por la vida de la mano del Señor, sientes que no vas solo. El Señor te guarda y te guía, y dejas de tener miedo, te atreves a seguir y superarte, porque sabes que Dios está contigo.

Claro que vivir de la mano con Cristo es una alegría, pero no siempre es así, hay momentos de prueba y de obstáculos, pero es ahí donde viene la diferencia, es ahí donde más puedes sentir que el Señor te lleva en sus brazos para tu protección. Es mucho mejor vivir de la mano de Dios.


Por Jonatan Narváez

aimee
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.