Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 23 enero |
San Ildefonso
home iconEstilo de vida
line break icon

Tres mitos matrimoniales, que vale la pena aclarar

Natalia Bialobrzeska - publicado el 13/11/16

El hijo no es ni un adhesivo de la pareja, ni mucho menos una guillotina, que nos corta la felicidad

Existen algunos dichos en la sabiduría popular, que probablemente surgieron “después de unas pocas copitas demás” y de alguna manera se pusieron en circulación y fueron aceptadas como verdaderas. Porque “la mamá siempre tiene razón” y “con la abuela no se discute”. He aquí tres mitos relacionados con el matrimonio, que vale la pena aclarar.

Mito # 1. Los matrimonios felices no discuten.Esta tonta creencia la oía tan a menudo antes de la boda que estuve a punto de creérmela. Y esta idea no me dejaba dormir por las noches, porque estoy en una relación con un hombre que no es perfecto, y por lo tanto tiene sus defectos y virtudes. Yo soy igual. Inevitablemente saltan chispas.Las Sagradas Escrituras dicen: “Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo”. El Papa dice: “pelead, dejad que los platos vuelen, pero nunca acabéis el día sin la reconciliación”. Y yo os digo: no es importante como se comienza la disputa sino cómo se la termina. Que el reto de llevaros bien en vuestra unión sea una apasionada reconciliación. El Dr. John Gottman (especialista en conflictos) formuló el principio de 5:1, es decir, que cada crítica hay que compensar con cinco placeres. En otras palabras, deja que la reconciliación seá como unbollo de mantequilla, relleno de deliciosa mermelada. Comedlo juntos y disfrutadlo.

Mito # 2. Después de la boda la vida sexual se desvanece.No es por presumir, pero después de casarme tengo 100% más desexo que antes. Porque decidí perseverar en la castidad antes del matrimonio. Es una broma para relajar el ambiente. Lo que no cambia el hecho de que, según este mito, nuestras estadísticas matrimoniales deberían caer de cabeza e inclinarse hacia el final de su existencia. Y no sucede así. Sí, no siempre es igual, porque no funcionamos con baterías solares. Pero subjetivamente, puedo decir que en nuestra vida sexual año tras año hay cada vez más entendimiento, cariño y cercanía. Objetivamente, sin embargo, puedo decir que los científicos escandinavos investigaron la vida sexual de las parejas formales y las relaciones informales, y los estudios han demostrado que los primerostienen relaciones sexuales con más frecuencia y conmayor sensación de seguridad. ¡Hasta me sonrojo al pensar en mis bodas de oro!

Mito # 3. Tener un hijo es la mejor manera de superar una crisis. El hijo significa el final de todolodivertido.Aunque paradójico, este esquema de pensamiento es bastante común. Y la escena es la siguiente: tenemos una pareja sin hijos, que no se lleva bien. En un momento se les ocurre esta idea: ¡tengamos un hijo! Porque se sabe que los bebés de los anuncios son regordetes, se tiran peditos de lavanda, despiertan sólo para comer y se quedan dormidos en los brazos de sus madres perfectamente maquilladas. La pareja tiene esperanza de que nazca un pegamento con unos pocos kilitos de peso y arregle su relación para siempre.

Mientras tanto, nace el alter ego de Mr. Bean y desde el principio es una fuente de preocupaciones para sus padres, día tras día, rompiendo susidílicas visiones. Y entonces, la crisis no resuelta con anterioridad está ganando impulso. Por desgracia, en el banquillo de los acusados está… el niño. No viajamos, porque está el bebé. No visitamos a los amigos, porque está el bebé. No hago deporte, porque está el bebé. No tengo tiempo para desarrollar mis pasiones, porque está el bebé. No hablamos en pareja, porque está el bebé. No hacemos el amor, porque está el bebé.

El hijo no es ni un adhesivo de unión de una relación, ni muchomenos una guillotina que nos corta lafelicidad. Un hijo significa cambio. El cómo sobrevivamos a estas circunstancias depende de nosotros y nuestro nivel de madurez. Para consuelo, quiero añadir que como mejor se madura es ¡con la práctica!

¿Y vosotros, qué mitos sobre el matrimonio conocéis? Por favor, compartidlos en los comentarios.

Tags:
felicidadmatrimoniomitologia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Rodrigo Houdin
Sacerdote tras la explosión: “Estoy atrapado en el quinto piso, r...
2
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco bendecido con un pequ...
3
CHRISTIAN TOMBSTONE
Francisco Vêneto
Encuentran en Israel una losa de 1.400 años con una inscripción m...
4
LIBBY OSGOOD
Sandra Ferrer
Libby Osgood, la científica de la NASA que se hizo monja católica
5
TudoSobreMinhaMae.com
Cómo desarmar el berrinche de tu hijo con una pregunta
6
AGUILAR
Alvaro Real
España: ¿Por qué retiran una cruz de la puerta de este convento?
7
PADRE CEPEDA
Blanca de Ugarte
"El beso de Jesús", cuando una bella historia es convertida en "f...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.