Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 03 marzo |
Santa Catalina Drexel
home iconEspiritualidad
line break icon

Padre, he matado

© Fred DE NOYELLE / GODONG

Vatican Insider - publicado el 13/11/16

Experiencias en un confesonario

En un confesonario cabe todo el mundo, porque entra toda la humanidad que lo compone. Se puede decir muy bien que el confesonario es un lugar de misión. Es como ir a tierras desconocidas a evangelizar, a anunciar la redención de Cristo, su misericordia por el hombre, allí donde todavía no lo conocen.

En un confesonario entra mucho dolor, mucho sufrimiento, mucha necesidad de ser escuchado, de compartir situaciones que ya no se pueden soportar en soledad, mucho deseo de ser perdonado. Es grandiosa la obra que Dios realiza en los peregrinos que llegan al Santuario de Pompeya de Buenos Aires.

He confesado a adultos que habían matado. Y también a jóvenes. Uno me dijo que no había matado en defensa propia, que lo había hecho para robar. Estaba arrepentido por el acto terrible que había cometido. Eso lo había trastornado. Cuando vino a verme tenía en las manos una Biblia. Me dijo que quería salir de esa situación. Que quería cambiar.

Me han tocado varios casos de personas que habían matado. Creían que Dios no los podía perdonar. ¿Realmente puede hacerlo? Yo les contesto que sí. Lo digo con toda el alma, fuerte, con toda claridad. Dios se hizo hombre para estar con nosotros y vino para perdonar, para amar, para abrazar, se encarnó para caminar con nosotros.

El perdón de Dios es una fuerza de amor que nos concede el dolor por el mal que hemos cometido, un dolor que va mucho más allá del sentimiento natural de disgusto por el mal que hicimos, aunque sea horrible, y también la voluntad para repararlo, para enderezar la vida.

Muchas mamás han venido con el dolor de haber abandonado a sus hijos. Incluso después que ya pasaron muchos años. Por distintas razones: porque habían perdido el trabajo y no sabían cómo hacer para darles de comer, o porque las había abandonado el marido, o por las dos razones.

Hay mujeres que vienen a verme muchos años después con ese peso; no pueden borrar lo que hicieron, el haber abandonado a sus hijos pequeños que después crecieron con los abuelos o los tíos.

Piden perdón, tratan de justificarse por la necesidad, pero siempre con un gran dolor del que no pueden liberarse. Son madres que saben que han cometido un crimen y eso les ha amargado la vida, aunque dan explicaciones y más explicaciones sobre las razones que tuvieron.

Los abortos pesan muchísimo en la vida de una mujer. Hay mujeres que se acercan al confesonario después de muchos años y uno se da cuenta de que no pueden superarlo. Cuando lo hicieron de jóvenes, me dicen: “Padre, no sabía lo que estaba haciendo. Ahora me doy cuenta de que he matado a mi hijo”.

Con los años tuvieron otros hijos, ven su belleza, los tienen cerca, los miran crecer y piensan en el que no quisieron. Es duro. Sobre todo cuando hubo más de un aborto. Recuerdo una mujer que había hecho seis, y otra cinco.

A veces se ve que tratan de minimizarlo, como si no hubiera pasado nada irreparable; pero no es así, lo saben muy bien dentro de ellas mismas, aunque la naturaleza humana se defiende del dolor tratando de encapsularlo y empujarlo al pasado para que sea más fácil olvidarse de eso.

La mayoría de las veces la decisión de abortar no fue de ellas. Muchas veces los padres las obligan. Estaba de novia, tuvo relaciones, quedó embarazada… “qué va a decir la gente, qué van a pensar los amigos”. Y la familia empieza a hacer presión para obligarla a abortar. Aunque la chica no quiere o tiene dudas. La presionan hasta que no le queda ninguna salida.

Muchas veces los padres son los verdaderos culpables de los abortos. O el novio, que paga la operación para que no se sepa nada, para que no lo sepa su familia ni la familia de ella. Hacen todo en forma clandestina y él, con tal de sacarse de encima un problema, no duda en poner el dinero para pagar al que practica el aborto.

Otras veces es la misma chica la que decide no continuar el embarazo, por la situación económica en la que se encuentra, porque se ha quedado sin trabajo o no tienen trabajo ninguno de los dos y tampoco encuentran, o el que tienen es precario.

Otra razón frecuente que lleva a abortar a una mujer son las tensiones con el compañero, el novio o el marido. Ella está convencida de que la relación no va a durar y tiene miedo de quedarse sola con el hijo, o bien está tan resentida con él que no quiere darle el hijo que tal vez desearía tener.

Las escucho, las miro y me doy cuenta de que es duro, de que para ellas es muy doloroso lo que han venido a confesar. ¿Cómo se puede tomar a la ligera el perdón de Dios?

Con estas mujeres hablo de figuras de la Biblia a las que Jesús ha perdonado. María Magdalena, la adúltera, la viuda de Naín. O Zaqueo, el hijo pródigo o el ladrón arrepentido. Se han pasado toda la vida haciendo cosas terribles y por una sola palabra de arrepentimiento Jesús los perdonó; por una pequeña fisura de fe que se abrió a último momento, ¿y no te va a perdonar a ti?

Si hubieras tenido el conocimiento y la conciencia que tienes hoy, que vienes a confesarte por lo que hiciste hace tanto tiempo, no lo hubieras hecho; por lo tanto, no se puede juzgar lo que hiciste ayer con el criterio y el sentimiento cristiano que tienes ahora.

A ellas también les digo que Dios las abraza, que Dios las quiere, que las ama y camina con ellas. Que ha venido a perdonar, no a castigar, que ha venido para estar con nosotros, que ha dejado el cielo para compartir nuestra condición de hombres que se equivocan. ¡Entonces, cómo podemos tener miedo! Me parece casi un absurdo, una falta de conocimiento, una idea equivocada de nuestro Padre Dios.

Gracias a Dios el confesonario también es un lugar de vida. Es más, siempre lo es, porque el perdón regenera, hace nacer algo nuevo que antes no existía. Pero también es un lugar de vida cuando una chica toma conciencia de cuán negativo es lo que está pensando hacer y entonces no lo hace.

He tenido casos de jóvenes que vinieron diciendo que querían abortar y después no lo hicieron. Y a veces contra la opinión de sus padres. “Que ellos piensen lo que quieran, pero yo quiero tener a mi hijo, quiero ser madre, quiero verlo crecer y ayudarlo a ser feliz”. “Lo quiero y quiero que viva”.

Hay muchos homosexuales que vienen al confesonario. Tanto hombres como mujeres. A veces tienen conciencia clara del pecado, otras no, y preguntan por qué no está bien lo que hacen. Muchos vuelven, repitiendo siempre lo mismo. Es evidente que no están tranquilos, que quisieran cambiar.

Yo les digo que eviten las ocasiones de pecado, aquellas circunstancias que hacen más débil la debilidad que están reconociendo. Otra cosa no puedo hacer, no tengo capacidad para ir más allá.

A los pedófilos los invito a respetar a la persona, a sí mismos y a los demás. Que le griten a Dios para que los libere de esa esclavitud que lastima al prójimo más indefenso. “Lucha y hazte curar”.

Hay una cosa que siempre me hace feliz. Algunas veces vienen jóvenes que dicen: “Padre, hoy quiero confesar algo que nunca tuve el valor de decir. Tuve la oportunidad pero no lo hice”. Yo los aliento y les digo: “tómate todo el tiempo que quieras, yo no tengo apuro, pero confiésate, pon en las manos de Dios todos el peso que llevas en tu mochila, vacíala delante de Él y verás que sales aliviado del confesonario”. Y así ocurre.

“¿Hay algo más?”.

“No padre”.

“¿Y cómo te sientes?”.

“Puedo respirar”.

Una verdadera experiencia de liberación.


De: Padre Luis Dri, con Andrea Tornielli y Alver Metalli, “NON AVER PAURA DI PERDONARE», Rai-Eri, ottobre 2016

Tags:
confesionperdon
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
2
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
3
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: «Vendrá un nuevo diluvio si no cambiamos de rumbo...
4
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
5
TIMOR LESTE
Redacción de Aleteia
La última frase de san Juan Pablo II antes de morir
6
NEWBORN
Cerith Gardiner
12 nombres de bebés varones que combinan bien con «María»
7
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.