Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 24 julio |
San Chárbel
home iconEstilo de vida
line break icon

Hombres, padres… No te engañes: ¡Si quieres, puedes!

Alvaro Real - publicado el 11/11/16

Cada día son más los hombres corresponsables en la educación y el hogar pero aún queda mucho por hacer: normalizarlo

Seis y media de la mañana. Mi mujer, Mariví, se va a trabajar.

Siete menos cuarto. Mara, mi hija pequeña, que tiene siete meses, empieza a balbucear. Poco a poco va incrementando el llanto. Tiene hambre. Al mismo tiempo Ada, mi hija mayor que tiene dos años y seis meses se acaba de despertar. Escuchó a su hermana. “¡Mamá, Papá! ¡Mamá, Papá! ¿Donde está Mama?”, me pregunta. “Se ha ido a trabajar hija, como todos los días”, le contesto. “No me gusta”, asegura. “A mí tampoco”, pienso en voz alta. Comienza la locura.

Siete y cuarto. Biberón, desayuno, cambio de pañal y de ropa de Mara. Acabo de terminar de darle el biberón a la pequeña, ya está cambiada… Decidió que no era suficiente y ha hecho caca. Vuelta a empezar.

Siete y media de la mañana. Acabo de terminar de darle el desayuno a la mayor. ¡Hoy hemos tenido suerte y es un buen día! Le gustó la camiseta y el pantalón que le pongo, aunque quiso elegir los calcetines y el abrigo. «¡Yo quiero elegir…!», me dice… Negociamos y como siempre… ¡ella gana!

Ocho y cuarto de la mañana. Todo parece en calma. Una esta en la hamaca y la otra juega. Aprovecho para hacer las camas, recoger y ordenar un poco. De repente, la mayor… comienza a gritar: ¡No quiero ir al cole! La pequeña se asusta y llora. Se acabó la serenidad. Vuelta a negociar. Mucha paciencia, mucho tacto. En esto soy inflexible…cuesta pero… ¡siempre gano!

Ocho y media de la mañana. Mara en la mochila «portabebés» y Ada en su carro. Me dispongo a salir de casa. Contengo la respiración… ¡que todo vaya bien! Las mismas rutinas de siempre. Enciendo la luz del portal, llamo al ascensor y salimos de casa. El recorrido de costumbre…no quiero escuchar el ya famoso… ¡por aquí no, papá! Mara se ha dormido y Ada va contándome cómo va a ser su día.

Nueve y cuarto de la mañana. Por fin, las niñas ya están en la escuela infantil. Vuelta a casa y comienzo a trabajar.

Este es mi comienzo del día y cuando suelo contarlo, alguno pone cara de compasión. ¡Son muy pequeñas! ¡Ya pasará! ¡Son rachas!, me dicen… No, por favor no lo hagáis. No digáis esas cosas: ¡¡¡¡Es lo mejor del día!!! ¡¡¡¡Es cuando mejor me siento!!!! 

Otros ponen cara de satisfacción ¡Vaya padrazo! ¡Qué tío! ¡Qué valiente! Tampoco lo hagáis… no soy ningún héroe. Ni mucho menos un santo. ¡No me siento ni más ni menos padre! ¡Ni mejor ni peor persona! Simplemente en la corresponsabilidad del hogar y la familia es lo que, por suerte, me toca hacer. 

Hay todavía mucho que andar en la corresponsabilidad, en la educación de los hijos, su cuidado y el hogar por parte de los padres. Ya somos muchos, cada día más, los que llevamos a los hijos al colegio, los recogemos y bañamos. Los que hacemos las cosas de la casa, los que ponen lavadoras y plancha (algunos doctorados en cuestiones del hogar) y lo más importante, lo llevamos a cabo con total naturalidad.

Aquí tienes un ejemplo de lo que os cuento. Es posible: No te engañes…¡Si quieres, puedes!

Tags:
casaestilo de vidafamiliahombrematernidadniñospaternidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
SEPARATION,
Ks. Michał Lubowicki
Lista de causas de nulidad matrimonial (más habituales de lo que ...
2
Ks. Michał Lubowicki
Lista de impedimentos para casarte (hay más razones de las que cr...
3
Magdalene
Miguel Pastorino
La verdad sobre María Magdalena: ¿fue una prostituta?
4
MONICA ASTORGA
Esteban Pittaro
Una monja carmelita logró la casa propia para 12 personas trans
5
MEXICO
Jesús V. Picón
Quería ser sacerdote para demostrar que Dios no existía
6
WATER
Philip Kosloski
¿Por qué el sacerdote se lava las manos durante la misa?
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.