Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Somnia: Mucho más que una peli de fantasmas

Comparte

Una historia de amor puede que demasiado sensible para quien solo vaya buscando sustos fáciles

Tras haber llamado la atención de medio mundo con Oculus (2013), Mike Flanagan continúa haciendo cine aunque con escasa distribución. El estreno de la reciente Ouija. El origen del mal no recuerda otra cinta producida este mismo año pero con menos suerte en la distribución, Somnia. Dentro de tus sueños

Aunque técnicamente Somnia. Dentro de tus sueños sea una película de terror y en ella haya un generoso desfile de figuras fantasmales, el film de Mike Flanagan no es una cinta de fantasmas. Al menos, no de fantasmas tal cual los entendemos.

En Somnia un niño tienen un asombroso don, es capaz de materializar físicamente lo que imagina y también lo que sueña. Todo va bien mientras no sueñe cosas raras; ahora bien, cuando tiene pesadillas la cosa cambia. Sobre todo si el niño es perseguido por una especie de ente siniestro que parece empeñado en “comerse” a todos sus seres queridos.

Hasta la fecha, las películas de Mike Flanagan nos han hablado de familias que quieren permanecer unidas pero que algo intentan separarlas. En Oculus, el mal venía del otro lado de un viejo espejo, en la reciente Ouija las cosas indeseables vienen de un pedazo de madera con un montón de letras pintadas, y en Somnia, lo oscuro proviene de la mente de un niño de ocho años.

Lo que ocurre es que ese niño no es más que un chaval normal y corriente que en realidad está traumatizado por la pérdida de un ser querido. Paralelamente, el matrimonio que acoge a Cody (Jacob Tremblay) acaba de perder a su hijo en un trágico accidente en casa. Cody viene para suplir esa falta pero un día descubren que el niño puede materializar a su hijo fallecido si logran que sueñe con él.

A pesar de los sustos, de las presencias extrañas y de esa inquietante figura albina y esquelética que acosa al pequeño Cody, Somnia es una entrañable historia de amor entre una madre y su hijo, pero sobre todo, sobre un hijo y su madre. El film funciona muy bien como película de terror porque además está muy bien hecho, pero es muy probable que más de uno derrame una lágrima traicionera.

De hecho, puede que la razón por la que Somnia ha generado cierta decepción entre público y crítica haya sido porque en el fondo, e insisto, pese a sus sustos, el film de Flanagan es una historia de amor puede que demasiado sensible para quien solo vaya buscando sustos fáciles.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.