Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 04 diciembre |
San Juan Damasceno
home iconHistorias que inspiran
line break icon

Llegaron a un comedor social con un aspecto terrorífico, en unas semanas parecían otros

Alfa y Omega - publicado el 07/11/16

La buena comida y el cariño logran milagros

Las personas que frecuentan el comedor de la parroquia son pobres pero dignas. Su aspecto es correcto y pulcro. Intentamos que no solo coman, sino que además tengan un rato agradable en familia. Se cuida mucho la cordialidad, para alimentar el cuerpo y el alma.

Un día se presentaron dos hombres con un aspecto lamentable. El encargado, un poco asustado, me preguntó qué hacer. Estaban saliendo de la droga y tomaban metadona. Uno tenía greñas y mirada huraña, y el otro estaba encorvado y con el rostro bastante deformado. Sus hablares y andares parecían sacados de una serie de terror.

La primera impresión era tan desagradable que me imaginé que si entraban ellos, muchos se irían. Sin embargo, la llamada del Señor que busca a sus ovejas perdidas se alzaba contundente en mi interior.

No tenía valor para acogerlos, pero mucho menos valor para negárselo al Señor. El clamor de Mateo 25 («Tuve hambre y me disteis de comer») no dejaba alternativa. Al final pudieron entrar –después de la documentación básica y los datos principales– y comieron muy educadamente.

Tras unos primeros días de vigilancia, constatamos que no había ningún problema. Pasaron unas semanas hasta que una voluntaria me soltó de sopetón: «¡Un milagro!». ¿Qué pasa?, respondí yo. Aquellos hombres que llegaron desfigurados, al cabo de unas semanas de comer bien y ser tratados con cariño, hasta habían cambiado su aspecto.

Efectivamente, al verlos ahora, ya no parecían los mismos. Se les veía más rellenitos, con sonrisa, con educación. Colaboraban con todos. No eran los mismos. Estaban presentables, eran afables y educados. Es otro de los milagros del comedor. La gente mejora su aspecto, se vuelven más pulcros, más serenos, más alegres.
Por José Manuel Horcajo, párroco de San Ramón Nonato, Madrid (España)
Artículo publicado originalmente por Alfa y Omega

Tags:
comedordignidad humanapobrezasolidaridadtestimonio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.