Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

EE.UU.: Gane quien gane, los cristianos “ya perdimos estas elecciones”

Joits-cc
Comparte

La conocida bloquear católica Rebecca Hamilton publica un post demoledor: "escoger entre el demonio o el abismo"

En el blog dedicado al pensamiento católico del portal ecuménico Patheos, en Estados Unidos, Rebecca Hamilton, quien ha trabajado durante 18 años en la Cámara de Representantes del Estado de Oklahoma, ha publicado una reflexión que en el mismo título lleva el sentido de la angustia que mañana martes envolverá a millones de creyentes en el país: Our Vote: Choosing Between the Devil and the Deep Blue Sea (“Nuestro voto: escoger entre el demonio o el abismo”, en una traducción literaria).

Abogada de los derechos humanos y convencida de que el gobierno debe ser defensor de la sacralidad de toda vida humana, desde la concepción hasta la muerte natural, Hamilton refiere en su artículo que esta es la primera vez en su vida que una elección “la tiene asustada”.

Para la representante de Oklahoma, casada por tres décadas y madre de dos hijos, no importa quién se alce con el triunfo, “esta elección no va a terminar bien para el país ni para su gente”.

Por ello, Hamilton ha decidido publicar este artículo. “Hay cosas que quiero decir ahora, antes de la elección, porque no tendría ningún sentido decirlas después de que haya pasado todo”. Y una de ellas es la siguiente: “Estas dos personas (Clinton y Trump) están tan identificadas con la amoralidad que una discusión sobre comportamiento inmoral de una de ellas hace imposible que los seguidores de la otra no piensen que la estás atacando”.

Para la veterana representante de Oklahoma, los cristianos perdieron esta elección hace mucho tiempo. “No tenemos candidato a la presidencia en la boleta del martes 8 de noviembre. El hecho es que muchos cristianos –incluyendo, tristemente, a líderes religiosos cristianos—han sido tan locos como el resto del país y se han metido a la cubeta para arrastrar barro con todos los demás, lo cual es una profunda tristeza en mi corazón. Es un fracaso del discipulado en un momento crítico de nuestra historia”.

En su impactante reflexión. Rebecca Hamilton, católica practicante, insiste en que no importa quien gane la presidencia, “los cristianos ya perdimos; es más la gente común ya perdió”.

Y la razón por la que “esto no va a acabar bien” es porque “no está enraizada en la piedra de toque que usé para decidir cuestiones y votos cuando estaba en cargos públicos”: en resumidas cuentas, la responsabilidad de velar por el valor de la vida.

Sin Dios y sin valores: la muerte

Más adelante, Hamilton comparte tres cuestiones importantes para el día de la elección y para la vida que sigue después de la cita de mañana martes en la Unión Americana. La primera es que “este es el tipo de discurso público y el tipo de candidatos que tenemos en una democracia que le ha vuelto la espalda a Dios”.

La segunda cuestión es reiterar que no importa quien gane –ninguno de los dos merece despachar en la Oficina Oval de la Casa Blanca—: será la gente la que pagará el precio de lo que ellos (los candidatos) han hecho.

Y tercero, el punto de inflexión de la política, de la buena política, es no usar nunca el poder para matar a nadie, sino usarlo para salvar vidas.

“Este último punto es pertinente en estas elecciones por una razón: el presidente de Estados Unidos tiene el poder de matar a escala planetaria. Ella o él, por su propia conciencia y en cuestión de minutos, puede liquidarlo todo en todo lugar. Estamos considerando en esta elección si vamos a o no a destruir el muy delicado balance del sistema de alianzas que ha mantenido al mundo alejado de una guerra nuclear los últimos 70 años. Este punto es de enorme importancia”, dice Hamilton en el párrafo central de su reflexión.

Para la representante popular de Oklahoma, el mayor de todos los bienes procede de un gobierno “estable y justo”, puesto que el gobierno resume la fuerza colectiva de una nación, y solamente un gobierno con esas dos características puede proteger todos los derechos humanos, especialmente el derecho a la vida.

Hamilton remata diciendo una gran verdad que, a veces, se pierde de vista: “El voto más anti-vida que cualquiera pueda lanzar es votar en contra de un gobierno estable y justo”.

Rebecca Hamilton termina diciendo: “Piensa detenidamente cómo vas a votar en esta elección. Y de cualquier forma que tú votes, reza. Porque después de que los votos sean contados, nos habremos de topar con que no importa quién haya ganado; nosotros, los cristianos ya hemos perdido”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.