Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Argentina: ¡Ni un pibe menos por la droga!

Pastoral Nacional sobre Adicciones y Drogadependencia Argentina
Comparte

El problema de las adicciones avanza, profundiza el deterioro de los jóvenes y destruye el tejido social

Como viene alertando desde hace años el Episcopado argentino, la Comisión Nacional de Drogradependencia dependiente de ese organismo alertó sobre el avance del narcotráfico en el país, al que la que calificó como una “red multinacional con gerentes”. “¡Ni un pibe (chico) menos por la droga!”, clamaron los delegados diocesanos de Pastoral de las Adicciones de todo el país reunidos el fin de semana, en la ciudad bonaerense de Ramos Mejía.

El clamor, expresado en un contundente documento, se suma a las conclusiones del encuentro que tuvo lugar el viernes del Observatorio de Prevención del Narcotráfico, integrado por más de 30 instituciones educativas, entre las que se encuentran la Academia Nacional de Educación y más de 20 universidades del país.

“Tenemos que evitar que el narcotráfico se convierta en el principal empleador del país”, pidió el presidente de la Universidad Argentina de la Empresa (UADE) en un foro que tuvo lugar en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires.

No se trata, advierten los delegados para la pastoral de las adicciones en el documento emitido, de un tema de un gobierno u otro, “sino más bien de un problema que fue creciendo y, como una espiral, avanza profundizando el deterioro de la vida de nuestros jóvenes y destruyendo el tejido social”. Tan desesperante es la situación en cada rincón del país, desde las grandes urbes a los pequeños pueblos, advierten, que piden que se declare una “Emergencia Nacional en Adicciones”.

Es absolutamente corriente encontrarse en la prensa argentina, tanto la nacional como la regional, noticias que involucran tanto el narcotráfico como las consecuencias directas de la impunidad con la que éste se maneja: la adicción.

Mientras ese grupo de delegados emitía el documento, se incautaban en la provincia del Chaco 213 panes de marihuana, burdamente transportados en el baúl y en el asiento trasero de un coche.  Y días atrás se conocían imágenes de una madre en Tucumán que encadenaba a su hijo a una cama para que no salga a drogarse, acción que tomó tras ver cómo su hijo, entre otras cosas, se había escapado haciendo un agujero en la pared. Esta mujer es vecina de la zona en la que falleció por causas aún investigadas el padre Juan Viroche, tras denunciar al narcotráfico.

“Si a nuestros jóvenes no les ofrecemos oportunidades reales para crecer, para descubrir el sentido de la vida, políticas públicas de prevención y un sistema de salud adecuado, van a ser estructuralmente vulnerables. No alcanza con perseguir al narcotráfico, hay que cuidar a los pibes”, expresan en otra parte los delegados.

En la misma línea, durante el encuentro del Observatorio el académico de la Academia Nacional de Educación y experimentado profesor universitario Pedro Luis Barcia pidió por el cumplimiento de la ley nacional 26.586, que desde 2009 establece que se debe, como dice la Ley, “capacitar al personal docente y no docente de la institución escolar para educar para la salud y para la vida, en el marco de la libertad de enseñanza, de forma tal que los niños, niñas y adolescentes, desarrollen una personalidad que les permita afrontar con confianza los desafíos de la vida y los ayuden a construir proyectos personales y colectivos”.

Ante quienes piden la legalización de las drogas como solución a los problemas de las adicciones, tanto el organismo dependiente de la Conferencia Episcopal como el Observatorio de las entidades educativas coinciden: no es la solución.

“En este momento, sería como arrojar una bomba atómica”, expresó en el simposio del Observatorio Roberto Carnay, funcionario de la Sedronar, Secretaría encargada de coordinar la lucha contra las adicciones en el país.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.