Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Megaperegrinación indígena en Chiapas, ¿una versión moderna de “La Misión”?

Warner Bros
Comparte

Caminar por la justicia, la paz y la vida digna

El nombre evoca tantas asociaciones por la vida que surgen en Europa y Estados Unidos, pero la realidad que hay detrás es muy distinta. Los que participan en el “Movimiento en Defensa de la Vida y el Territorio” –tal es su denominación– son indígenas de las etnias chole, tsotsil y tzeltal que viven en el estado mexicano de Chiapas.

El líder es un párroco católico, Marcelo Pérez, quien junto con otros dirigentes religiosos ha convocado a la población de estas regiones pobres para participar en un gesto que resulta muy claro y es propio del catolicismo popular: una peregrinación.

El propósito de esta peregrinación que comenzará en los próximos días es centrar la atención en tres cosas que escasean en esas tierras: “justicia, paz y vida digna”. Algo parecido al “tierra, techo y trabajo” que en estos días se ha debatido en el Vaticano.

Marcelo Pérez y sus seguidores quieren que la reivindicación de estos bienes llegue con fuerza y sea bien escuchada “no solo por la sociedad en general” aclaran “sino principalmente por los gobiernos municipal, estatal y federal” de México.

“Que atiendan la voz y el dolor de los pueblos indígenas de Chiapas que no cesa y que se sigue escuchando desde las comunidades más remotas y marginadas, a donde no llegan los servicios de salud, educación, agua potable, allá donde sólo se vive el despojo de la tierra para saquear sus recursos naturales”.

La peregrinación, o mejor dicho la “megaperegrinación” porque recorrerá nada menos que 200 kilómetros, partirá el 15 de noviembre del pueblo de Salto de Agua, en la zona norte de Chiapas, y concluirá diez días después, el 25 de noviembre, en San Cristóbal de las Casas, la capital que comparte su nombre con aquel Bartolomé de las Casas que en su época peleó las mismas batallas.

En cada etapa de esta peregrinación, como si fueran las estaciones de un Via Crucis, se organizarán foros sobre el agua, un recurso escaso y valioso, la tierra, aún más valiosa, el alcoholismo, una plaga que destruye a los jóvenes indígenas y el buen gobierno comunitario, otro de los bienes que no abundan. Los promotores anunciaron que en cada una de estas paradas se tratarán asimismo temas religiosos.

La peregrinación indígena que se llevará a cabo en el estado mexicano de Chiapas recuerda en cierta forma la procesión de la película La Misión de Roland Joffé que encabeza el “jesuita” Jeremy Irons. Es de esperar que no termine de la misma forma.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.