Aleteia

Corte Suprema de Louisiana, EEUU, protege secreto de confesión

Myjolnyr-cc
Comparte
Comenta

Un sacerdote se negó a testificar sobre si una joven había revelado la identidad de un abusador durante una confesión

La Corte Suprema de Louisiana, Estados Unidos, emitió el pasado 28 de octubre una sentencia que ratifica el derecho de los sacerdotes a conservar en secreto los contenidos de la confesión sacramental, de acuerdo a su deber religioso, el cual deben proteger incluso con su propia vida de acuerdo a la Doctrina de la Iglesia. De esta forma, la ley no puede obligar a un sacerdote a reportar crímenes que hayan conocido a través de una confesión, como lo pretendía una norma sobre prevención del abuso de menores.

La ley fue analizada por la Corte Suprema debido una notoria demanda entablada en 2009 en contra del P. Jeff Bayhi, quien se negó a testificar sobre si una joven había revelado la identidad de un abusador durante una confesión sacramental. El sacerdote fue demandado por su supuesta obligación de poner el caso en conocimiento de las autoridades, algo que violenta directamente el deber del secreto de confesión. La Diócesis de Baton Rouge, a la cual pertenece el presbítero, anunció que el P. Bayhi iría incluso a prisión si era necesario con tal de cumplir su grave deber frente al sacramento.

La Corte Suprema dictaminó que la ley que obliga a denunciar los casos de abuso no se aplica a los sacerdotes que los conozcan a través de la confesión. Los delitos de este tipo deben ser denunciados si los presbíteros tienen conocimiento de ellos a través de conversaciones o comunicaciones no relacionadas con el sacramento.

Al establecerse la excepción del secreto de confesión, la norma, incluida en el Código del Menor, se confirma como constitucional (una corte inferior había suspendido su aplicación por hallarla inconstitucional) y obliga a profesionales de la salud, profesores, el clero y otras personas que puedan tener contacto con víctimas de abuso.

Con información de Crux.

Artículo originalmente publicado por Gaudium Press

Comparte
Comenta
Newsletter
Recibe Aleteia cada día