Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 06 diciembre |
San Sabas de Capadocia
home iconViajes
line break icon

¿Sabes cuál es el santuario mariano más grande del mundo?

Foto de Ben Tanever, Flickr.

Aleteia Brasil - publicado el 04/11/16

La grandiosidad está presente en cada detalle del complejo

La devoción a Nuestra Señora Aparecida moldea la fe del pueblo brasileño desde hace 300 años.

Fue en 1717 cuando una imagen sencilla y rota transformó la fe de una nación, hasta el punto de recibir el título de Patrona del Brasil.

La imagen que representa a la Virgen María fue encontrada en el Río Paraíba do Sul por tres pescadores, a los que se les había encargado conseguir pescado para un banquete para el gobernador de la Provincia de São Paulo y Minas Gerais.

Tras varias tentativas frustradas de pesca, los tres pescadores se sorprendieron al ver en las redes una imagen de María. Primero ellos pescaron la parte del cuerpo. Después, río abajo, encontraron la cabeza.

Foto de Altair Abreu, Flickr.
Foto de Altair Abreu, Flickr.

Después de ello, los pescadores, que hasta ese momento no habían conseguido pescar nada, llenaron sus redes con una cantidad abundante de peces.

Así, en un pequeño altar en una casa familiar, donde estaba expuesta la imagen, comenzó la devoción, reuniendo todos los sábados a los moradores de la región para rezar el rosario y cantar la letanía.

En virtud de la expansión de la devoción a Nuestra Señora ‘Aparecida’ de las aguas, el vicario de Guaratinguetá y algunos devotos construyeron en 1740 una pequeña capilla. En la capilla tenía lugar el rezo del rosario y el canto de las letanías, pero no se celebraba la Eucaristía.

En 1743, el vicario hizo un informe de los milagros y de la devoción del pueblo para con Nuestra Señora Aparecida y lo envió al obispo de Río de Janeiro. Con el culto aprobado por el obispo, se construyó una iglesia donde hoy está el centro de la ciudad de Aparecida, hasta entonces un pequeño poblado llamado Capilla de Aparecida.

La devoción y fama de los milagros de Aparecida creció de forma sorprendente década tras década. En el siglo XIX, los emperadores D. Pedro I y D. Pedro II fueron a Aparecida a rezar ante la imagen.

En 1894 los Misioneros Redentoristas llegaron a Aparecida, provenientes de Baviera, Alemania, para dedicarse al cuidado pastoral del nuevo Santuario, donde permanecen hasta hoy.

Hasta 1946, la imagen permaneció en el estado en que fue encontrada: con el cuello quebrado y sin las partes laterales del cabello que pendían hasta los hombros. En ese estado, la imagen siempre quedó expuesta en el nicho del Santuario para veneración de los fieles. En la década de 1950, le hicieron pequeñas restauraciones.

En 1978, un hombre invadió el Santuario de noche, rompió el vidrio de protección y retiró de allí la imagen. Sorprendido por un guardia, arrojó la imagen, que se rompió en más de 200 fragmentos.

Hasta 1946, la imagen permaneció en el estado en que fue encontrada: con el cuello quebrado y sin las partes laterales del cabello que pendían hasta los hombros. En ese estado, la imagen siempre quedó expuesta en el nicho del Santuario para veneración de los fieles. En la década de 1950, le hicieron pequeñas restauraciones.
Hasta 1946, la imagen permaneció en el estado en que fue encontrada: con el cuello quebrado y sin las partes laterales del cabello que pendían hasta los hombros. En ese estado, la imagen siempre quedó expuesta en el nicho del Santuario para veneración de los fieles. En la década de 1950, le hicieron pequeñas restauraciones.

Los pedazos fueron llevados al MASP (Museo de Arte de São Paulo), donde la imagen fue restaurada.

Origen de la imagen

La imagen de Nuestra Señora Aparecida fue esculpida hacia el año 1600. Su confección se atribuye a fray Agostinho de Jesus, discípulo de fray Agostinho da Piedade.

Fray Agostinho de Jesus se ocupaba de moldear en arcilla piadosas imágenes de la Inmaculada Concepción. Eran pequeñas y se destinaban a oratorios domésticos.

No hay informaciones sobre cómo la imagen fue a parar al Río Paraíba do Sul, antes de ser rescatada.

Actualmente el Museo Nuestra Señora Aparecida expone la “Colección Santa Gertrudis de Imágenes Paulistas del Siglo XVII”, y cuenta con 54 obras producidas hace más de trescientos años.

Uno de los elementos destacados de la exposición es una escultura de Fray Agostinho de Jesus con mucha semejanza a la imagen de Aparecida encontrada por los pescadores en 1717. La pieza se considera como ‘hermana’ de la Imagen de la Madre Aparecida.

Estructura del Santuario de Aparecida

El mayor centro de evangelización católica del Brasil es un espejo de la devoción popular brasileña y extranjera por la Reina y Patrona del Brasil, Nuestra Señora Aparecida.

Para acoger a casi 12 millones de peregrinos por año, el Santuario Nacional ofrece a los devotos un área superior a 1,3 millones de metros cuadrados, con casi 143 mil m² de área construida.

El área específica de la Basílica de Aparecida comprende casi 72 mil m², e incluye los pavimentos inferior y en superficie, el arcada y la Tribuna sur, la Cúpula Central y las Capillas de la Resurrección y del Bautismo, además de la Torre Brasília.

Para acoger a casi 12 millones de peregrinos por año, el Santuario Nacional ofrece a los devotos un área superior a 1,3 millones de metros cuadrados, con casi 143 mil m² de área construida.
© Ana Paula Prada
Para acoger a casi 12 millones de peregrinos por año, el Santuario Nacional ofrece a los devotos un área superior a 1,3 millones de metros cuadrados, con casi 143 mil m² de área construida.

En el interior de la basílica, en la planta baja, está el nicho de la Imagen milagrosa de la Patrona de Brasil, expuesta en un retablo de 37 metros de altura. En este pavimento, de 25 mil m², se realizan las celebraciones eucarísticas que llegan a reunir a 30 mil devotos en torno al altar central; en las celebraciones en el exterior, la capacidad es para 300 mil.

El Complejo Turístico Religioso del Santuario Nacional abriga otras importantes áreas sagradas: Morro do Cruzeiro, donde miles de fieles realizan el Viacrucis, el Porto Itaguassu, donde fue encontrada la Imagen de la Señora Aparecida, en 1717, la Basílica Matriz  o Basílica Vieja, monumento histórico-religioso que pasa por restauración actualmente, y un belén permanente de 7 mil m², donde se retratan las escenas de los principales momentos de la infancia de Jesús.

La grandiosidad del mayor Santuario Mariano del mundo está presente en cada detalle de su estructura: la Torre Brasília mide 109 metros de altura, incluyendo la Cruz; la Cúpula Central posee 70 metros de altura; las naves miden 40 metros cada una.

La suntuosa Passarela da Fé que une el Santuario a la Basílica Matriz tiene 392,2 metros de longitud, y su parte más alta está a 35,52 metros del suelo.

Varios teleféricos conectan la Basílica con el Morro do Cruzeiro en una extensión de 1.100 metros.

La grandiosidad del mayor Santuario Mariano del mundo está presente en cada detalle de su estructura: la Torre Brasília mide 109 metros de altura, incluyendo la Cruz; la Cúpula Central posee 70 metros de altura; las naves miden 40 metros cada una. La suntuosa Passarela da Fé que une el Santuario a la Basílica Matriz tiene 392,2 metros de longitud, y su parte más alta está a 35,52 metros del suelo.
La grandiosidad del mayor Santuario Mariano del mundo está presente en cada detalle de su estructura: la Torre Brasília mide 109 metros de altura, incluyendo la Cruz; la Cúpula Central posee 70 metros de altura; las naves miden 40 metros cada una. La suntuosa Passarela da Fé que une el Santuario a la Basílica Matriz tiene 392,2 metros de longitud, y su parte más alta está a 35,52 metros del suelo.

La acogida a los peregrinos que llegan de todas las partes del mundo es posible porque el Santuario Nacional posee el mayor estacionamiento de América Latina, con capacidad para más de 6 mil vehículos y extensión de 285.000 m², junto con un helipuerto.

El Complejo abriga, además, el Centro de Apoyo al Peregrino, con 380 tiendas, incluida la amplia Plaza de la Alimentación, un total de 874 sanitarios, 55 de ellos adaptados a personas con discapacidad y la Ciudad del Peregrino, donde está localizado el Hotel Rainha do Brasil.

Toda esta estructura está mantenida por los 2.000 colaboradores, además de cientos de voluntarios, que reciben cada día a los peregrinos de Nuestra Señora Aparecida y ayudan a sostener siete proyectos sociales que benefician a la comunidad.

El Santuario, administrado por los Misioneros Redentoristas desde 1894, recibe cada día a miles de devotos. En Aparecida (SP) late el corazón católico de Brasil y todo está disponible para el visitante, pues “acoger también es evangelizar”.

¡Haz clic en esta postal para hacer una visita especial al mayor santuario mariano del mundo!

aleteia-travel-postacard-our-lady-aparecida-es-thought

Tags:
aparecidabrasildevocionsantuarioturismo religiosovirgen maria
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ary Waldir Ramos Díaz
Benedicto XVI: "El Señor me ha quitado la pal...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.