Aleteia

Chile, un país que no tiembla frente al cambio climático

Mariano Draghi-CC
Comparte

La vulnerabilidad ante estos fenómenos potencia al país a insistir en la búsqueda de mejores soluciones

Chile es un país que ha tenido que aprender a lidiar de forma constante contra los fenómenos de la naturaleza y también los vinculados al cambio climático. Sin ir más lejos, este mismo viernes un fuerte sismo de 6.4 grados en la escala de Richter sacudió la zona central del país, aunque sin registrar víctimas ni daños materiales, según confirmaron las autoridades.

Es que Chile es uno de los países más vulnerables de América Latina en cuanto a fenómenos de la naturaleza y cambio climático. Pero al mismo tiempo uno de los que presenta mayores inversiones en planes de adaptación.

Para enfrentar el calentamiento global, desde el año 2014 el país trasandino viene desarrollando el denominado Plan de Adaptación (PAN), proyecto que prevé 27 medidas que deben ejecutarse al 2019. Algunas de estas medidas ya se han implementado y otras están en pleno desarrollo, indica un reporte del Ministerio de Medio Ambiente que reproduce La Tercera.

En ese sentido, desde agosto de 2015 la inversión en este plan supera los 26 millones de dólares.

“El 90% de ello de presupuesto fiscal y el resto de financiamiento internacional. Es una cifra importante, que da cuenta del interés y la necesidad de investigar sobre la vulnerabilidad del país frente al cambio climático, así como de las opciones y estrategias de adaptación a sus impactos esperados, lo que ha ido en un aumento progresivo en los últimos años”, expresó el ministro de Medio Ambiente, Pablo Badenier a la prensa chilena.

Esta propuesta de adaptación fue motivada por el Plan de Acción Nacional de Cambio Climático 2008-2012 (PANCC) como parte de una estrategia a nivel nacional.

El objetivo plateado en el plan fue «minimizar los impactos adversos al cambio climático, a través de acciones integradas que permitan determinar la vulnerabilidad país y las medidas de adaptación para enfrentarlos adecuadamente, aportando al mismo tiempo, a la mitigación de los gases de efecto invernadero”, expresó el Ministerio de Medio Ambiente cuando presentó el plan.

“A la fecha, se han aprobado los planes sectoriales silvoagropecuario, biodiversidad, pesca y acuicultura, y está por aprobarse el plan de salud. Además, actualmente se encuentran en elaboración los planes de infraestructura, ciudades, recursos hídricos, energía y turismo, cada uno con su grado particular de avance”, agregó Banedier.

Mariano Mantel-CC

Pero también hay algunas voces críticas con respecto a lo que se ha venido haciendo en cuanto a adaptación. Por ejemplo, desde la ONG Adapt-Chile, que  vela por la acción local frente al cambio climático. Según representantes de esta organización, falta avanzar en una implementación del plan a nivel regional debido a que lo que se ha venido haciendo hasta el momento ha sido sectorial.

 “Desde que está en vigencia desde 2014 hasta hoy, todavía en el país no se ha constituido ningún comité regional de cambio climático”, expresa a La Tercera Paola Vasconi, integrante de la organización.

Pero más allá de ciertas voces críticas, el país ha demostrado que tiene en desarrollo planes concretos para hacer frente a la adversidad y de alguna manera u otra esa vulnerabilidad termina generando la oportunidad de luchar para encontrar las mejores soluciones.

Entra en vigor el acuerdo de París 

Mientras tanto, este viernes entra en vigor a nivel mundial el acuerdo sobre el cambio climático adoptado en París en 2015 en el marco de la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático (COP21).

En ese sentido, en los últimos días de octubre ingresó a la Cámara de Diputados de Chile un proyecto para ratificar a nivel local lo acordado en aquella oportunidad.

“En el caso de Chile, esto se traduce en el compromiso de reducir en un 30% nuestras emisiones de CO2 por unidad de PIB al año 2030, cifra que podría llegar hasta un 45% con apoyo internacional. A esto se suma el compromiso de manejo sustentable y recuperación de 100 mil hectáreas de bosque, principalmente nativo, para la captura de gases de efecto invernadero, y la implementación de planes de adaptación al cambio climático”, señaló Badenier cuando el proyecto ingresó al Congreso.

“Hoy existe pleno consenso de que el cambio climático es una realidad y que todos los países, grandes o chicos, ricos o pobres, debemos hacer un esfuerzo conjunto para mitigar emisiones y adaptarnos a sus efectos, y así lo refrendó el apoyo mundial inédito al Acuerdo de París”, agregó.

Y una vez más Chile deja de manifiesto que a pesar de los movimientos sísmicos que suelen ser noticia, a la hora de afrontar el cambio climático parece que no hay lugar para temblores.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.