¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Las 21 cosas más comunes de las que la gente se confiesa antes de morir

Alyssa L. Miller-CC
Comparte

Cuánta sabiduría...

1. Di mal ejemplo y lamentablemente hubo quien me imitara.

2. El dolor frente al que fui indiferente.

3. Las personas a las que lastimé o causé daño de cualquier forma.

4. Las palabras necias, vulgares o groseras que salieron de mi boca.

5. Las promesas que no cumplí.

6. Las cosas que compré y que no necesitaba o que nunca utilicé.

7. El tanto tiempo y mucho esfuerzo que mostré para conceder algún perdón.

8. Los ratos en que he podido y debido orar más y sobre todo con más amor.

9. No haber corregido a tiempo a los que tenía que haber educado mejor.

10. Haber callado tantas palabras de reconocimiento, elogio o ánimo para quienes lo merecían y necesitaban.

11. Haber huido tantas veces de la Cruz.

12. La soledad de Cristo en el sagrario me duele.

13. Haberme quejado mucho más de lo que he agradecido.

14. Atribuirme los triunfos a mí y los fracasos a las circunstancias.

15. Ser cómplice de chistes contra Dios, la fe o la Iglesia.

16. ¡Tanto tiempo simplemente perdido; tiempo que ya no puedo recuperar!

17. Haber perturbado la inocencia de alguien o bloqueado los sueños de algún otro.

18. Aprovecharme de que alguien me quería para sacar algún provecho.

19. Disfrutar la adulación aun sabiendo que es falsa.

20. Personas a las que no visité porque me parecían poco interesantes, educadas o útiles.

21. Me faltó amar; amar mucho más a Dios y muchísimo más a mi prójimo.


Artículo originalmente publicado por fraynelson.com

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.