Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Qué es realmente la solidaridad?

IHH Humanitarian Relief Foundation-CC
Comparte

No es esa caridad mal entendida que sólo se propone disimular la injusticia

En estos últimos tiempos, la palabra solidaridad está de moda, muy arraigada en nuestro vocabulario, pero ¿sabemos de dónde proviene? ¿Qué significado tiene?

En el diccionario se define de esta manera: adj. Adhesión o apoyo incondicional a causas o intereses ajenos, especialmente, en situaciones comprometidas o difíciles. Creo que es una definición muy acotada para el verdadero valor de la palabra.

Solidaridad se origina en la palabra latina soliditas, este término hace referencia a una realidad homogénea, entera y unida, donde los elementos que conforman ese todo son de igual naturaleza.

Podemos decir que el concepto de solidaridad habitualmente lo utilizamos para hablar de una acción generosa o bien intencionada.

Su raíz etimológica alude a un comportamiento in-solidum, es decir que se enlazan los destinos de dos o más personas. Entonces, cuando decimos que una persona es solidaria no nos limitamos solamente a que ofrece ayuda, sino que implica un compromiso con aquel al que se intenta ayudar.

Sin lugar a dudas, la mejor etapa para poder aprender este valor es durante la infancia, en la familia y la escuela. Es muy importante que enseñemos a los niños y las niñas a ponernos en el lugar de los otros, a compartir, trabajar en equipo, sentir empatía con las cosas que les suceden a los demás.

Al hablar de solidaridad, no decimos solamente ayudar a los desfavorecidos, a la gente que vive en contextos de pobreza o animales abandonados, tiene que ver con una condición de vida que permite ser empático con las personas; vivimos en una sociedad donde nos relacionamos todo el tiempo con otros, por eso es fundamental que sepamos coexistir.

En nuestro país, ante situaciones adversas tanto climáticas como producidas por el hombre, solemos mostrar nuestra solidaridad como un rasgo característico de nuestro ser nacional. Y cuando no pasa nada, ¿seguimos siendo solidarios?

Debemos ser conscientes de que la solidaridad es un valor que uno adquiere para su vida todo el tiempo, no solo cuando hay tragedias.

Para eso hay que saber diferenciarla de la “caridad”.

Eduardo Galeano, en uno de sus libros, plantea que a diferencia de la solidaridad, que es horizontal y se ejerce de igual a igual, la caridad mal entendida se practica de arriba hacia abajo, humilla a quien la recibe y jamás altera ni un poquito las relaciones de poder… esa falsa caridad no perturba la injusticia, solo se propone disimularla.

Muchas veces, solemos dar aquello que nos sobra, lo que nos queda chico o lo que ya no usamos más; por supuesto que, antes que esté en un rincón del placar o tirarlo, es bueno darle otro uso, pero ser solidario implica un paso más, implica poder compartir lo que uno tiene con otros.

Es necesario continuar sensibilizando y construyendo una cultura solidaria, donde todos nos ayudemos y hagamos de este mundo un mundo mejor y más humano entre los humanos.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.