Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿El gobierno de Obama ha favorecido a los musulmanes en detrimento de los cristianos?

El Papa Francisco y Barack Obama en la Casa Blanca, el 23 de septiembre 2015 © CTV
Comparte

Esta es quizás la más inquietante de las revelaciones Wikileaks

Una de las revelaciones más explosivas de Wikileaks parece estar siendo, una vez más, soberbiamente ignorada por el mainstream de los medios de comunicación estadounidenses. Según los correos electrónicos del Partido Demócrata, hechos públicos por los hackers de Julian Assange, la administración Obama no solo descartó las candidaturas de cristianos a puestos ofrecidos por el Gobierno federal, sino que privilegió el acceso de candidatos musulmanes, violando así la Constitución estadounidense, que estipula que no se impondrá ningún criterio en relación a la religión para juzgar la aptitud de un candidato para el ejercicio de sus funciones como cargo público en Estados Unidos.

Además, resulta irónico que uno de los emails donde se propone un examen religioso decisivo para el acceso a empleos gubernamentales, dando privilegio a los musulmanes antes que a los cristianos, fuera escrito por una antigua presidenta de la Comisión estadounidense sobre libertad religiosa internacional, la jurista demócrata Preeta Bansal.

Esta comisión fue creada por los republicanos, entonces mayoritarios en el Congreso [cámara alta del Parlamento, N.d.r.] y escapó a la venganza de un presidente Clinton demasiado débil políticamente como para plantarle cara a finales de los 90. Los demócratas, incapaces de suprimirla, aparentemente sí consiguieron desviar sin dificultades su vocación inicial.

“He excluido a los de origen arabo-estadounidense pero que no son musulmanes”

En un correo electrónico fechado el 29 de septiembre de 2008, Preeta Bansal (que había servido en la administración Clinton durante la década de 1990) envió a John Podesta, exjefe de gabinete de la Casa Blanca, una lista de ciudadanos estadounidenses musulmanes para considerarlos para ciertos puestos federales cualificados.

El spoil system, el clientelismo estadounidense, prevé la renovación total de la administración federal estadounidense cuando un presidente abandona el despacho oval. El señor Podesta, cuya correspondencia no deja de suscitar polémica, que figuraba entonces en el organigrama del equipo de “transición” de Obama entre su elección y la asunción de sus funciones, aparecía como encargado de llevar a cabo la contratación. Continuaría gravitando en torno a los círculos de poder demócrata hasta convertirse en director de campaña de Hillary Clinton.

La señora Bansal, según las revelaciones, estaba encargada de excluir a los árabes cristianos de los puestos más codiciados, para lo cual desarrolló un método: “In the candidates for top jobs, I excluded those with some Arab American background but who are not Muslim. Many Lebanese Americans, for example, are Christian”. Traducción: “Entre los candidatos para los mejores empleos, he excluido a los de origen arabo-estadounidense pero que no son musulmanes. Muchos libaneses estadounidenses, por ejemplo, son cristianos”.

10.801 refugiados sirios entraron en Estados Unidos en 2016. 56 eran cristianos

La segregación de los cristianos en favor de los musulmanes ha funcionado a pleno rendimiento. Los cristianos árabes han sido sistemáticamente excluidos de los puestos de traductores, incluso para las informaciones clasificadas como más sensibles, en beneficio de los musulmanes.

Los cristianos arabo-estadounidenses llevan cada vez peor esta situación. Soportan, de forma lenta pero firme, el que es probablemente el peor genocidio de su historia en su región natal, cuna del cristianismo, sin que su propia administración pestañee siquiera.

Peor aún, los echan: de los 7.551 refugiados sirios que llegaron a Estados Unidos en 2016, solamente 35 eran cristianos. Un mes más tarde, los datos transmitidos al cierre del año fiscal son aún más elocuentes: de los 10.801 refugiados, 56 son cristianos.

La reacción de la comunidad oriental estadounidense no se ha hecho esperar. La declaración de Sami Khoury, presidente de la Unión Maronita Mundial, basada en Florida, es bien clara: “Este tratamiento hacia los cristianos de Oriente Medio es discriminatorio. Una administración Clinton sería catastrófica para millones [de personas] en nuestras comunidades por todo Estados Unidos. Hace décadas que no vemos semejante discriminación de los derechos civiles”.

Por su parte, John Hajjar, copresidente del Comité de cristianos de Oriente Medio (MECHRIC, una ONG que ha defendido principalmente la causa yazidí ante la ONU) y firme defensor del candidato Donald Trump, ha confirmado que esta vil discriminación se ha mantenido a lo largo de los dos mandatos de Obama.

“Siempre hemos sufrido el desprecio del establishment del Partido Demócrata durante los últimos ocho años. Ahora su fanatismo ha quedado al descubierto”. Y continúa: “Este email discriminatorio es antiamericano, difamatorio y deberían pedirse responsabilidades a su autor y a aquellos que han conspirado contra los cristianos árabes”.

¿Un apartheid nuevo?

La administración Obama-Clinton no solo ha marginado a los cristianos originarios de Oriente Medio, sino también a los estadounidenses musulmanes que no suscribían las ideas defendidas por los Hermanos Musulmanes (bien representados en Estados Unidos por varias oficinas que ocasionalmente despiertan alguna polémica, como el CAIR), o no apoyaban su agenda política en relación al régimen iraní.

De esta forma, Zuhdi Jasser, científico e intelectual estadounidense de origen sirio y reputado reformador musulmán, fue sistemáticamente ignorado por las administraciones de Obama y Clinton, mientras que los próximos al CAIR eran recibidos con los brazos abiertos, hasta la antecámara del poder o a la derecha de Hillary Clinton.

Según prosigue la señora Bansal en su correo electrónico: “High-profile Muslim Americans tend to be the subject of a fair amount of blogger criticism, and so the individuals on this list would need to be ESPECIALLY carefully vetted. I suspect some of the people I list would not survive such a vet”. Traducción: “Los estadounidenses musulmanes de perfil alto tienden a ser objeto de una gran cantidad de críticas de blogueros, así que los individuos de esta lista tendrían que ser investigados con ESPECIAL atención. Sospecho que algunas de las personas de la lista no sobrevivirían a esta investigación”, admite la demócrata.

La señora Bansal forma parte ahora del Advisory Council on Faith-Based and Neighborhood Partnerships, un consejo asesor sobre la mejora de las relaciones sociales basadas en la fe, que trabaja directamente para la presidencia. “I am confident that these outstanding men and women will serve the American people well”: “Estoy seguro de que estos destacados hombres y mujeres servirán bien al pueblo americano”, declaraba Barack Obama durante la renovación de esta comisión. Que así sea.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.