Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 27 octubre |
San Evaristo, papa
Aleteia logo
home iconActualidad
line break icon

Doctor Strange: hay otras realidades, pero están en esta

Antonio Rentero - publicado el 28/10/16

A Marvel le quedaba sólo un mundo por transitar, el de la mística y la magia

El Universo Cinematográfico Marvel ha transitado los mitos wagneriano-shakesperianos (“Thor”, Kenneth Brannagh, 2011 y “Thor: el mundo oscuro”, Alan Taylor, 2013), el género bélico-histórico (“Capitán América: el primer vengador”, Joe Johnston, 2011) y hasta el de ciencia-ficción (“Guardianes de la Galaxia”, James Gunn, 2014) y el de atracos (“Ant-Man”, Peyton Reed, 2015), estos últimos con grandes dosis humorísticas. Ahora tocaban nuevos caminos: la mística y la magia.

Los personajes más importantes y populares de los cómics Marvel ya cuentan con su propia película, toca aproximar al gran público a otros menos conocidos como el estreno de esta semana, “Doctor Strange”, película que junto a las importantes enseñanzas que podemos extraer del personaje y de la peripecia que atraviesa, nos adentra en el mundo de las otras realidades que pueden discurrir en paralelo a la nuestra, yuxtaponiéndose, encontrándose tangencialmente o permaneciendo a distancia como un reflejo deformante.

Y es que el protagonista de la función, el doctor Stephen Strange (extraño, en inglés) es un reputado neurocirujano cuya gran habilidad queda truncada tras un accidente de tráfico que daña sus manos, su principal herramienta de trabajo. Atormentado por considerarse inútil e incapaz se lanza en una búsqueda desesperada que le lleva a convertirse en aprendiz de un místico maestro tibetano que conseguirá abrirle los ojos a algo que Strange, en su desconsuelo, había pasado por algo: la posibilidad de que la realidad vaya más allá de lo que perciben nuestros sentidos y de que haya una segunda oportunidad, una esperanza.

En una de sus películas Thor explicaba que para los simples mortales de Midgard (la Tierra), los habitantes de su mundo (Asgard) eran personajes mitológicos, dioses con poderes incomprensibles e inasibles. Pero como nos enseñaban posteriormente Thor y su hermano Loki en la primera entrega de “Los Vengadores”, esos “dioses” no eran tan inmortales ni tan omnipotentes ni tan todopoderosos sino sólo algo más fuertes y listos que nosotros.

De ahí que Thor explicase a la doctora Jane Foster que para los habitantes de Asgard es Ciencia lo que para nosotros es magia, un concepto ya formulado por el escritor y científico Arthur C. Clarke cuando dijo “cualquier tecnología lo suficientemente avanzada sería indistinguible de la magia”.

Y ahí entra la facultad de este universo que conocemos a través de “Doctor Strange” de poder transitar distintas dimensiones y ejercer mediante gestos (el doctor aprenderá a utilizar sus manos de una manera insospechada), fórmulas orales y complicados dibujos que suponen el método para ir más allá de lo que conocemos como nuestra realidad y poder valerse de herramientas y facultades que nos son completamente ajenas a quienes estamos limitados por las tres dimensiones físicas más la cuarta, el tiempo que inexorablemente se dirige en una única e irreversible dirección.

“Doctor Strange” resulta visualmente apabullante, un espectáculo cinematográfico más que recomendable. Para quien haya visto en los trailers esos rascacielos plegándose al estilo del París modificado en los sueños de “Origen” (Christopher Nolan, 2010) le avisaremos que aún no ha visto lo mejor y que hacen bien los productores en reservarnos asombrosas sorpresas para la película.

Pero quizá el mayor descubrimiento de “Doctor Strange” (y del propio doctor Extraño) sea que entre esas otras realidades adicionales, paralelas o tangenciales, puede encontrarse el remedio a los males que nos aquejan, pero curiosamente esos destinos nunca se alcanzarán sin antes haber encontrado la paz interior y haber trascendido más allá de uno mismo. Sólo entonces descubriremos que aquello que buscábamos lo llevábamos con nosotros. Necesitábamos que alguien nos guiase para dejarlo salir.

Lo de salvar el mundo es opcional y además sólo pasa en las películas.

Tags:
cinegrandes producciones
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa cuenta que vio un milagro por intercesión de la Virgen de...
2
QUIÑONEZ
Pablo Cesio
Álex Quiñónez, una muerte cargada de violencia que vuelve a enlut...
3
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lectores en la misa
4
ABUSE
Pablo Cesio
La niña de 11 años embarazada tras ser violada que reabre el deba...
5
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
6
Hardship of Life
Dolors Massot
Premio Siena Award a la fotografía de un refugiado sirio con su h...
7
EUCHARIST
Philip Kosloski
Esta hostia eucarística fue filmada sangrando y latiendo como un ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.