¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Pensamientos negativos? Tranquilidad, desaparecerán…

Comparte

Nadie es inmune al miedo y agotamiento emocional. Si a ti también te afecta la ansiedad, haz esto

De la época de la universidad recuerdo muy bien a una chica que me explicó el significado de su nuevo tatuaje. En la parte interior de su muñeca tenía dibujada con un estilo decorativo, como escrita a mano, la palabra “respira”.

“Esto se debe a que sufro de ansiedad”, dijo. “Cada vez que me entra el pánico, miro la muñeca y recuerdo que es suficiente con respirar profundamente para calmarse”.

Asentí con la cabeza, sin entender lo que me había dicho. Entonces no tenía ni idea de la neurosis. Pensé: “¿Sientes miedo? Relájate. Toma una taza de té”.

Como una de tantas personas quienes nunca experimentaron ningún episodio fuerte de ansiedad, pensé que podía deshacerse fácilmente de este estado diciéndose a uno mismo “cálmate”.

Muchos años más tarde, también a mí me golpeó la devastadora ola de la verdadera ansiedad. Me di cuenta entonces de que cuando tengo episodios de pánico, no me puedo simplemente “calmar”. Ayúdame: es el único pensamiento que mi cerebro en estos momentos puede procesar con eficacia.

Los temores en la cabeza se multiplican. Sé lo que es el miedo. Ahora me gustaría volver a aquel tiempo en la universidad, mirar directamente a los ojos de mi compañera de clase y decirle “Siento mucho que tengas que pasar por todo esto”.

Las mujeres son más vulnerables 

Sorprendida, descubrí en qué medida este malestar afecta a nuestra sociedad. La depresión y la ansiedad son las enfermedades mentales más comunes en los EE.UU. a las que se enfrentan 40 millones de personas mayores de 18 años.

La enfermedad no discrimina, afecta tanto a la gente común que está luchando con la vida cotidiana, como a las estrellas que llevan una vida cómoda e interesante.

Las cantantes Selena Gómez y Camila Cabello de Fifth Harmony conocen los ataques de pánico, recientemente cancelaron sus giras de conciertos debido a la ansiedad.

En Polonia, la 10ª versión de la Clasificación Internacional de Enfermedades y Problemas Relacionados con la Salud (CIE-10), en vigor desde el año 1997, ha impuesto una nueva, en muchos sentidos, aproximación al diagnóstico de los trastornos de ansiedad y depresión.

La palabra neurosis se va reemplazando cada vez más por las palabras trastornos de ansiedad. En Polonia la sufre un 20-25 por ciento de la población. A las mujeres las afecta tres veces más que a los hombres.

Los investigadores comprobaron que la neurosis que acompaña a los ataques de ansiedad no es puramente psicológica, sino que refleja una cierta disfunción del cerebro.

Sebastian Karpiel-Bułecka, afectado por trastornos de ansiedad, en una entrevista para la revista Twój Styl [Tu Estilo], explica: “Durante un año no podía respirar bien. Vivía estresado. A veces me parecía que me iba a morir en un instante. Estaba comprando tranquilamente en un supermercado y de repente mi corazón golpeaba a 200 latidos por minuto. Es lamentable que aún persista la creencia de que la neurosis o depresión son unas enfermedades vergonzosas. Es una enfermedad como cualquier otra”.

Mi primer pensamiento erróneo fue cuando me dije que mi miedo y preocupaciones por el futuro, eran los verdaderos y únicos indicadores de lo que estaba por venir.

Selena Gómez, a la que hace varios años le diagnosticaron el lupus -una enfermedad del sistema inmunológico-, dijo en una entrevista para la revista People: “He descubierto que la ansiedad, los ataques de pánico y la depresión pueden ser efectos secundarios de mi enfermedad, y que en sí mismos constituyen otro desafío”.

También explicó: “Quiero estar activa, concentrarme en mi salud y felicidad, así que decidí que debería tomarme un largo descanso”. Como resultado, la cantante tomó una poco popular aunque razonable decisión y después de tres meses interrumpió su gira “Revival World Tour”.

Algo parecido hizo la joven estrella del pop de 19 años de edad Camila Cabello, bajando del escenario durante un concierto en Missouri, dejando al equipo de Fifth Harmony y abandonando el escenario.

Pidió disculpas a sus fans a través de la aplicación Snapchat con las siguientes palabras: “Hola Missouri, mis disculpas por no acabar el espectáculo de ayer, me entró mucha ansiedad, no pude con ella… De verdad, lo siento mucho”.

¿Cómo funcionar cuando todo te supera? 

La ansiedad a menudo empeora tanto el estado de ánimo que uno no puede realizar las tareas diarias.

“Me las arreglaba para funcionar bastante bien. Tenía que cuidar de mi hijo. Temía, sin embargo, que no lo iba a lograr, por lo que decidí buscar ayuda de un especialista… Si los estados neuróticos persisten y comienzan a tener un impacto negativo en el funcionamiento en los ámbitos más importantes de la vida, como las relaciones con tus seres queridos o el trabajo, debes consultar a un médico”, afirma la psicoterapeuta Kathryn Leugers.

“Eso no significa que el resto de tu vida tendrás que tener que ir a terapia -asegura-. La ansiedad y el miedo son emociones normales y comprensibles, que todo el mundo experimenta en la vida de alguna manera”. 

La aceptación del hecho de que no sólo yo tenía este problema y que la ansiedad que me afectaba no probaba que fuera ninguna fracasada, me ayudó en el proceso de recuperación del control emocional.

Como desde el principio yo creía firmemente que mi ansiedad y miedo por el futuro eran un presagio de lo que vendría a continuación, esperaba inconscientemente algún tipo de derrota.

Ser consciente de que más personas sufrían este tipo de problemas me ayudó de alguna extraña manera. Fue como una confirmación de que en lugar de preocuparme por el futuro, podía hacer algo para ayudarme y empezar el tratamiento.

Que todo vaya bien no significa que en algún momento tenga que estallar una bomba.

“Esto se parece un poco a los problemas con el sueño -explica la doctora Leugers-. Algo va mal, pero no significa inmediatamente que sufrimos trastornos graves del sueño. Aunque la ansiedad puede ser en sí misma una enfermedad grave, no siempre es un indicativo de problemas de salud mental”.

La ansiedad es a menudo la forma en que nuestro cerebro trata de aliviar los problemas y las tensiones de la vida.

Observa las situaciones de tu vida que te obligan a realizar cambios. Ten en cuenta los cambios positivos, tales como planes de mudarse, comenzar un nuevo trabajo o una boda, y negativos, tales como la pérdida del empleo o ruptura de algunas relaciones.

“Dependiendo de cómo trates de resolverlas, puedes necesitar de hablar con alguien de confianza, o si eres introvertido empieza a escribir un diario”, aconseja Leugers.

Listas para la locura 

Para mí la solución fue la terapia. Tuve que hablar con un especialista de una serie de temas para entender cómo el pasado influía en mis procesos de pensamiento actuales.

En primer lugar, debido a las experiencias de la infancia, mi mente se desarrollaba preparándose en todo momento para cualquier desastre que podría ocurrir en un segundo.

Esta disposición me acompañaba en el camino hacia la edad adulta, alertando de que algo terrible me esperaba en el próximo horizonte. Necesito relajarme, trataba de convencerme a mí misma.

Cuando todo va bien no quiere decir que dentro de nada vaya a estallar una bomba en alguna parte.

Cuanto más se preocupa una persona por lo que la gente piensa de ella y cuanto más basa su valor y la conciencia de su propio “yo” en lo que ven en ella los demás, mayor es la probabilidad de caer en la neurosis y la ansiedad.

Es importante que todo el mundo entienda la cuestión de la presión social: nadie quiere ser ridiculizado. Nadie quiere que sus amigos, conocidos o desconocidos traten de señalar sus defectos.

La neurosis, no importa si usted tiene cinco millones de amigos en Facebook o cincuenta, tiene las mismas raíces en cada psique. A algunas personas les costará el mismo esfuerzo asistir a una importante reunión de trabajo como a Cabello la salida a la escena.

Y todo esto se reduce a una sola conclusión: cuando estamos luchando con la ansiedad sólo somos humanos.

Todos estamos expuestos al estrés emocional, no importa lo tranquila que parezca nuestra vida. Incluso aunque este problema no te afecte directamente a ti y no entiendas muy bien que es un reto para los demás, me alegro de que leas esto.

Porque uno de los mejores mecanismos para hacer frente al problema -más allá de la terapia y el diario- es la oración y la empatía mutua.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.