¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿A quién pidió permiso Gaudí para construir la Sagrada Familia?

Fairuse
Comparte

La vida menos conocida del genial arquitecto

Todo el mundo conoce la Sagrada Familia y las grandes obras de Gaudí. Es valorado, envidiado y ensalzado por su perfección geométrica, por sus formas orgánicas y por su gran originalidad.

Pero poco conocen su vida personal, su dimensión menos conocida, su ferviente religiosidad. ¿Por qué hacía Gaudí estas obras? ¿Cómo era su día a día? ¿Cómo era su relación con sus trabajadores? ¿Cuál era su inspiración? ¿A quién pedía permiso antes de construirlas?

Gaudí, un misionero

Gaudí tenía un afán. Conseguir que sus obras se convirtieran en una expresión pública y misionera de la fe cristiana. Esto lo podemos observar sobre todo en su última etapa, la de madurez.

Gaudí culminaba todas las obras con la cruz e incluso tuvo problemas con sus clientes a la hora de llevar a cabo esta misión.

TERESIANAS
Oriol Gascón i Cabestany-cc

En el famoso edificio de “La Pedrera” quiso colocar una imagen de la Virgen, la “llena de Gracia”. A los dueños no les gustaba esa idea.

La Sagrada Familia se ha considerado como un catecismo en piedra. Gaudí tuvo la intuición de que la fe había que sacarla de las catedrales, por ello los retablos se encuentran fuera del templo.

El Nacimiento, la Pasión y la Gloria no se ven dentro de la catedral. Son los viandantes, católicos y no católicos los que terminan admirando su obra y por ende, su objetivo: mostrar el Evangelio.

GAUDI
Doc Searls-(CC BY 2.0)

En su día a día, un hombre de misericordia 

No sólo quería mostrar el Evangelio con su obra, sino que también quiso mostrarlo con su vida.

Cuidaba de sus obreros, los visitaba en sus casas, si estaban enfermos cuidaba para que nada les faltara e incluso les ayudaba económicamente.

Por ejemplo, para los hijos de los obreros y de los vecinos de la Sagrada Familia construyó unas escuelas junto al templo. 

Humildad y oración

El templo expiatorio de la Sagrada Familia fue su oración final. De hecho, pedía permiso a la Virgen de Montserrat para empezar nuevas obras y también lo hizo en este caso.

Vivió pobremente renunciando a grandes proyectos para finalizar su obra. Se sometió a un ayuno que casi lo mata, y sus últimos años los consagró enteramente a la Sagrada Familia, la emblemática “catedral de los pobres” o “Biblia en piedra”.

GAUDI
Doc Searls-(CC BY 2.0)

Su rutina era sencilla: trabajar y rezar. Cada día se dirigía a la Iglesia de la Congregación de San Felipe Neri para permanecer en adoración ante el Santísimo Sacramento expuesto.

Fue yendo a ese lugar donde le sorprendió la muerte al ser atropellado por un tranvía. Vestía tan pobremente que le confundieron con un mendigo y por ello fue internado en el hospital llamado de los pobres, en aquel momento Hospital de la Santa Cruz.

Sus últimas palabras fueron:“Déu meu, Déu meu” (“¡Dios mío, Dios mío!”).

¿Su inspiración? 

Antonio Gaudí está camino de la santidad. José Manuel Almuzara, presidente de la Asociación Pro Beatificación de Antoni Gaudí, muestra en El Comercio el punto en el que se encuentra el proceso.

Ya es siervo de Dios y “se ha trabajado durante años en el aparato probatorio de virtudes heroicas y posibles milagros. Falta que los consultores históricos, teológicos y el congreso ordinario de cardenales y obispos estudien la documentación”.

Public Domain

“Él tiene una dimensión religiosa, que igual habría proyectado en su obra aunque no hubiese sido un genio; pero su componente artístico habría sido muy distinto sin su fe”, expresa Almuzara.

Todo el mundo “católico y no católico” esta prendado de la genialidad de Gaudí en su arquitectura y de su Sagrada Familia. Quizá sea el momento de observar la gran obra del artista, su vida entera.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.