Aleteia

En una antigua basílica de Roma está la huella de una hostia milagrosa

Public Domain
Comparte

El milagro eucarístico tuvo lugar en 595 durante una misa celebrada por el papa Gregorio Magno

La huella de una hostia milagrosa quedó impresa en un escalón de una iglesia de Roma. Estamos en el año 595 y la huella de este evento sigue visible en la basílica de Santa Pudenciana, una de las más antiguas iglesias de la ciudad, que se remonta a la época romana.

La hija del senador

Según la mayor parte de los historiadores, el senador romano Pudente hospedó al apóstol Pedro en su casa, que se encontraba precisamente donde la iglesia tiene sus cimientos.

El nombre de la iglesia deriva del nombre de la hija del senador. Pudenciana y su hermana Práxedes, aunque no fueron martirizadas, se volvieron célebres porque limpiaron la sangre de los mártires tras su ejecución.

El anatema del Papa

La iglesia es célebre porque “aloja” el testimonio de un evento extraordinario.

En realidad la reliquia del milagro eucarístico de santa Pudenciana se conserva en Andechs, Alemania, en el monasterio benedictino. Pero el hecho se verificó en Roma en 595 durante una celebración eucarística presidida por el papa San Gregorio Magno.

En el momento de recibir la comunión, una noble mujer romana comenzó a reír porque dudaba de la veracidad de la presencia real de Cristo en el pan y el vino consagrados. El papa, entonces, perturbado por su incredulidad, decidió no darle la comunión y en seguida las especies del pan mutaron en carne y sangre.

En la Capilla Caetani

Todavía hoy es posible ver la huella milagrosa dejada por la Hostia que cayó en el escalón del altar de la Capilla Caetani.

Entre las obras más importantes en que se menciona este milagro eucarístico, está la Vita Beati Gregorii Papae escrita por el diácono Pablo en 787.

https://www.youtube.com/watch?v=wmVVif6_9VY&w=560&h=315

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.