Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 11 abril |
San Estanislao de Cracovia
home iconActualidad
line break icon

CINE CLASICO Almas de metal: Robots en el Salvaje Oeste

Ramón Monedero - publicado el 24/10/16

El film, del año 73, fue la primera adaptación que tuvo la novela de Michael Crichton antes de convertirse en la base de la serie de la HBO, Westworld

Una vez le escuché decir a un conocido editor español que no existe persona más egocéntrica que un escritor. Yo conozco a algunos escritores que no lo son en absoluto. Supongo que aquel editor debía de referirse a gente como Michael Crichton. Médico de profesión, comenzó a escribir novelas para pagarse la carrera, hasta que se dio cuenta de que su verdadera virtud era la de contar historias.

Tecnócrata radical, escéptico convencido y millonario desde muy joven conoció el éxito desde muy pronto y también entendió antes que nadie que sus novelas, antes que literatura eran probablemente mejores películas. Las novelas de Crichton nunca fueron ejemplos de narrativa o de dramatismo ni de complejidades de ningún tipo. Las historias de Crichton siempre fueron películas en papel, extendidas, alargadas, contrastadas y eso sí, muy científicas.

El primer cineasta que adaptó una novela de Crichton fue nada menos que Robert Wise, director de Sonrisas y lágrimas. En La amenaza de Andrómeda, Wise, que era un director del viejo Hollywood tratando de adaptarse a los nuevos tiempos, se perdió en los detalles científicos de la novela original y el film, aunque entretenido, resultaba demasiado farragoso. De hecho, este ha sido el error más frecuente cuando se ha adaptado a Crichton, incluso cuando el propio escritor se ha sentado en la silla del director y ha dirigido sus propias novelas o sus propios guiones.

Michael Crichton dirigió siete películas y solo una de ellas, Contra toda ley, partía de un guion ajeno. Crichton nunca fue un cineasta de primera fila ni tampoco le acompañó el prestigio aunque dirigió Coma, una cinta de suspense muy bien conseguida que partía de un guion suyo, a partir de una novela de Robin Cook, un escritor con muchos parecidos con Crichton.

No obstante, para su primer largometraje para cines (primero dirigió un telefilme titulado Pursuit), Crichton se decantó por una de sus novelas más inquietantes y, al mismo tiempo, más premonitorias, Almas de metal. La novela nos hablaba de un improbable parque de atracciones de un futuro no muy lejano, en el que los visitantes podían zambullirse en un espacio ficticio habitado por robots. Estaba el mundo de la Edad Media, el Imperio Romano y el lejano oeste. ¿Les suena? En efecto, la novela de Crichton y Almas de metal son los antecedentes de los que parte la gran esperanza de la cadena HBO, Westworld.

Sin embargo, Almas de metal no ha envejecido demasiado bien. Como en La amenaza de Andrómeda el film de Crichton resulta demasiado farragoso y se pierde en excesos fanta-científicos que nada aportan a la historia. La historia avanza con torpeza y su clímax está innecesariamente alargado.

Sin embargo, el film supone un claro precedente de algunas películas que harían historia años después de ahí su curiosidad/interés. El argumento, en torno a un parque de atracciones que se va de las manos es un claro aviso de lo que vendría a ser Parque Jurásico. Y el personaje del robot que interpreta Yul Bryner, recuerda mucho al T-800 de Terminator, impasible, sin prisas pero imparable y casi indestructible. Vista la película uno no puede evitar imaginarse a James Cameron (director de Terminator) viendo Almas de metal y tomando buena nota de lo que ahí sucedía.

En definitiva, como casi toda la obra de Crichton, en Almas de metal había una reflexión ética y moral sobre la tecnología. Amiga o enemiga. Crichton nos puso a un robot tomándose la justicia por su cuenta lo que suena a ciencia ficción pero la cuestión es, ¿cuánto falta hasta que una máquina tome decisiones por su cuenta y perjudique al ser humano? ¿hemos llegado ya a ese punto? De eso va Almas de metal.

Tags:
cinegrandes producciones
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
2
QUEEN ELIZABETH WEDDING
Adriana Bello
Las bodas de titanio de la reina Isabel II y el príncipe Felipe
3
MIGRANT
Jesús V. Picón
El niño perdido y hallado en pleno desierto que invita a reflexio...
4
SATAN SHOES
Adriana Bello
Las zapatillas de Satanás no son un juego
5
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
6
Attentat Indonésie
Agnès Pinard Legry
Este héroe evitó una masacre en la catedral esta Semana Santa
7
Archbishop Georg Gänswein
I.Media
Gänswein: Benedicto XVI esperaba vivir solo unos meses después de...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.