Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Cómo encontrar tiempo para la familia?

Olichel
Comparte

Algunos consejos para compartir tiempo "de calidad"

Hace ya casi una década, el Center on Everyday Lives of Families (Centro sobre la Vida Cotidiana de la Familia), de la Universidad de California, publicó una investigación que revelaba que la vida familiar en Estados Unidos estaba en crisis. Entre varias conclusiones, el informe señala que el “tiempo de calidad” que comparte una familia se da mientras sus miembros hacen, literalmente, miles de cosas —ir de una clase extracurricular a otra, a un evento social, a una cita médica, entre otros— mientras que los padres están pegados al celular y comiendo algo rápido en el trayecto.[1] No hay que citar otro gran estudio para darnos cuenta de que esta realidad se verifica actualmente en la gran mayoría de ciudades del planeta. Basta con mirar a nuestro alrededor o dentro de nuestro hogar para confirmar que, sin duda, uno de los mayores problemas que viven muchas familias es la falta de tiempo: para conocerse, para comunicarse y para pasarla bien juntos.

¿Debemos, entonces, dejar de hacer cosas y solo mirarnos las caras? Difícil. Por más que queramos disponer de más tiempo libre, debemos trabajar, estudiar y cumplir deberes sociales, entre otras tantas obligaciones. Además, las actividades en sí mismas no tienen nada de malo. Al contrario. Por ejemplo, los chicos deben hacer deporte o cultivar algún tipo de arte.

Sin embargo, es importante que nos detengamos un momento y pensemos si es que entre todas estas actividades está presente una variable que es la que más valoran los hijos: nosotros, sus padres. ¿Sabían que los adolescentes tienen menos posibilidades de sufrir ansiedad emocional si sus padres están en casa cuando se despiertan, cuando vuelven del colegio, en la cena y cuando se van a dormir?[2] Otro dato importante es que “comparados con los adolescentes que cenan en familia con asiduidad (cinco noches o más a la semana), los que lo hacen sólo dos noches o menos tienen el doble de posibilidades de estar involucrados en el abuso de drogas. La incidencia de fumadores es dos veces y media mayor, la de consumo de alcohol una vez y media, y la del consumo de marihuana casi el triple”. [3]

¿Por qué la presencia de los padres y el darles tiempo puede determinar tan fuertemente la conducta de un niño o de un adolescente? Porque el estar ahí lanza una señal sutil pero muy fuerte hacia ellos: me importas. Y esto marca profundamente el corazón de nuestros hijos. Se sienten amados y merecedores de eso que para ellos es tan valioso: el que seamos generosos con nosotros mismos poniéndolos como la prioridad en nuestras vidas.

Pero, ¿qué hacer si la vida laboral o las necesidades económicas nos exigen trabajar mucho tiempo? O, ¿qué pasa con los padres o las madres solteros? Bueno, lograr darles tiempo se vuelve una tarea difícil, pero no imposible. Una buena manera de salvar este problema es buscar personas idóneas que ayuden a criar a los hijos para que desarrollen sus potenciales. Eso sí, es muy importante que compartan los mismos valores y la misma manera de ver el mundo que los padres.

Algunos consejos para compartir tiempo de calidad

  1. Salir de paseo juntos. No necesariamente tienen que hacer deporte. Puede ser una caminata calmada. Jugar un juego de mesa también es una excelente forma de pasarla bien juntos. Ayuda a conocerse y a relacionarse.
  2. Si no se puede coordinar para salir todos al mismo tiempo, puede hacerse con cada hijo por separado. Eso sí, es muy importante salir con cada uno al menos una vez. Esto ayuda a tener mayor cercanía y a entablar vínculos de confianza más estrechos de manera individual.
  3. Tratar de hacer algunas comidas juntos. Sin televisión ni pantallas de ningún tipo. En la mesa uno aprende no solo modales sino también a escuchar al otro, a esperar turnos para hablar o para servirse. También es el espacio ideal para reír. La mesa es un momento irremplazable.
  4. Si no hay tiempo para hacer todo, es imprescindible priorizar las actividades que se realizan fuera de la casa. Es esencial buscar tiempo para lo que es realmente importante… lo que no significa solo lo agradable. La convivencia también tiene momentos duros en los que se forja el carácter y se guía a los hijos por el camino del bien.

Debemos convencernos de una vez que no solo hay que dar cosas, sino darnos a nosotros mismos. Sí, es lo más difícil. ¿Saben por qué? Porque es la muestra de generosidad más grande y que tiene mayor valor para nuestros seres queridos. Pero vale la pena intentarlo cotidianamente.

La Mamá Oca

Artículo escrito para el Blog Piensa Profuturo. Lima, 2016.

[1] Pueden leer el estudio en inglés aquí http://www.jmu.edu/socanth/anth/wm_library/KremerSadlik_%26_Paugh_2007.pdf

[2] Ver datos del National Longitudinal Study of Adolescente Health http://www.cpc.unc.edu/projects/addhealth

[3] http://www.centeronaddiction.org

Artículo originalmente publicado por La Mamá Oca

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.