Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 25 octubre |
Frei Galvao
Aleteia logo
home iconEstilo de vida
line break icon

Caminar cura las penas

© PublicDomainArchive

Daniel Esparza - publicado el 20/10/16

Unas pocas horas de caminata nos hacen más creativos y felices

No debería sorprender el hecho de que las cosas más sencillas sean las que, en efecto, terminen siendo más efectivas, quizá precisamente por su sencillez.

Si bien más de una canción dice que las penas se quitan bailando, lo cierto es que aquellos que tienen dos pies izquierdos también pueden sacudírselas sin necesidad de, además, sacudir el esqueleto: cada vez más neurólogos recetan al menos una hora de paseo diario, caminando, preferiblemente en un entorno natural.

De acuerdo a este artículo publicado en MejorConSalud, el doctor José Ángel Obeso, director del Centro Integral de Neurociencias de Madrid, ha visto cómo el recetar esa hora de caminata diaria tiene efectos terapéuticos inmediatos en pacientes que atraviesan procesos de depresión.

Como la depresión afecta procesos cognitivos básicos (memoria, capacidad de comprensión, creatividad y otros), el caminar una hora diaria ha permitido a estos pacientes recuperar sus capacidades intelectuales paulatinamente, haciéndolos a la vez más creativos y facilitando sus procesos de aprendizaje y retención.

De hecho, es recomendable que los estudiantes, por muy ocupados que se encuentren, también adopten como propia la rutina de caminar a diario.

La clave, aparentemente, está en el hecho de que la «rutinización» de la vida diaria (estudio, trabajo, TV y dormir, digamos), no sólo fomenta el desánimo sino que puede ser el catalizador de estados depresivos acumulativos, haciendo que nuestra mente funcione de maneras más lentas (porque no tiene prácticamente nada nuevo que aprender).

Una caminata de una hora expone a quien camina a una serie de estímulos siempre nuevos (el canto de un pájaro, alguna curiosidad con la que se tope en un parque, algún músico ambulante, un vendedor de garrapiñados) pero, además, al caminar “el cerebro no tiene que preocuparse de nada”, permitiendo así la liberación del potencial creativo de la persona que camina.

Para leer el artículo completo, puede hacer clic aquí.

Tags:
caminarsaludsalud mental
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
2
PRAY
Philip Kosloski
Oración al beato Carlo Acutis para pedir un milagro
3
QUIÑONEZ
Pablo Cesio
Álex Quiñónez, una muerte cargada de violencia que vuelve a enlut...
4
newborn
Mathilde De Robien
15 nombres de niña cuyo significado conecta con Dios
5
Ary Waldir Ramos Díaz
Un niño le da una lección al Papa Francisco en plena audiencia ge...
6
PEPE RODRIGUEZ
Revista Misión
El chef Pepe Rodríguez: «Nunca me he emocionado al comer. Al comu...
7
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.