¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

Un crimen inhumano que indigna a los argentinos, con el narcotráfico de fondo

Facebook Lucía Pérez
Comparte este artículo para tener la oportunidad de ganar una peregrinación a Roma
Comparte
Has compartido
Total compartido

El caso de la chica drogada, violada y empalada genera conmoción y reabre el debate sobre la violencia contra la mujer

El caso de Lucía Pérez mantuvo en vilo a la sociedad argentina en los últimos días. Esta chica, de 16 años, fue drogada, violada y empalada en la ciudad costera Mar del Plata, algo que deja de manifiesto la situación de violencia, inseguridad y la penetración del narcotráfico en Argentina en los últimos años.

Precisamente, el espanto generalizado se produjo debido a las características salvajes del crimen –considerado como una aberración por el fiscal del caso- y que generó el rápido repudio de un país entero.

Según datos primarios que se desprenden de la investigación, para drogar a Lucía se utilizó marihuana, cocaína, luego fue abusada sexualmente al extremo, calificada de “agresión sexual inhumana”. Lucía murió a causa del dolor generado por estos actos.

Sé que no es muy profesional decirlo, pero soy mamá, mujer y he visto mil cosas durante mi carrera, pero nunca nada igual“, expresó la propia fiscal del caso, indica BBC Mundo.

Otro aspecto que llamó la atención del caso fue que la chica, luego de haber sufrido la agresión, su cuerpo fue dejado en un hospital de la ciudad recién bañado y vestido, de alguna manera dejando entrever el intento de los agresores de encubrir el alcance de tal crueldad.

Con respecto a los avances de las investigaciones, hay varios detenidos por este crimen, pero se espera alguna resolución inmediata, también vinculada a los motivos y la relación de la chica con estos agresores.

La primera en movilizarse por este tema fue la familia junto a un grupo de vecinos, exigiendo justicia y crimen ejemplar para los autores del crimen.

En las últimas horas trascendió una carta del hermano de Lucía donde confirma que ahora la “familia está amenazada de muerte” y donde describe a su hermana como una chica que vivía tranquila, sin salir mucho de la casa, además de relatar el padecimiento de esas horas eternas cuando se enteró de todo.

“Se trata de una chica, mi hermana, que murió de una forma horrenda”, expresa en uno de los pasajes de la carta difundida en redes sociales.

A raíz de este asesinato fue convocada por varias organizaciones bajo la consigna Ni Una Menos para este miércoles un paro y una marcha para volver a reclamar una vez más contra la violencia que sufren las mujeres.

Las cifras del Ministerio de Seguridad dejan a las claras el aumento de estas muertes y establecen que las agresiones sexuales crecieron casi un 80% entre 2008 y 2015

Pero el crimen de Lucía, no es uno más, y no solo está vinculado a un caso de feminicidio, sino que es consecuencia de una situación, no exclusiva de Argentina ya que tiene eco en otros países de la región, donde existe clara incidencia del narcotráfico, la violencia que acompañan los crímenes y delitos a tal punto de llegar a la aberración, o sea, algo totalmente inhumano.

…………………………………………………………………………………………………………………………………………..

A continuación la carta completa del hermano de Lucía

“Y AHORA, NOS AMENAZAN DE MUERTE”

* Por Matías Pérez
Hermano de Lucía, violada y asesinada en Mar del Plata.

La verdad, me hubiera gustado poder ilustrar esta carta con alguna foto mía, riendo junto a mi hermana. O con una foto suya, abrazada por mis viejos. Pero no, no podemos, ni siquiera eso podemos, porque mientras intentamos procesar que la mataron y cómo la mataron, estamos obligados a procesar las amenazas de muerte que caen sobre todos nosotros.

¿Cómo era Lucía? Como el arte, como el rock, como el amor a los animales. Ahí, en cada estrofa de Viejas Locas, en cada pogo ricotero y en cada abrazo a una mascota abandonada, la van a poder encontrar siempre, sonriendo, mimando a su perro y tirando buena onda para todos lados, por las dudas.

Vivía tranquila, sin salir mucho de casa, hasta ese maldito sábado, 8 de octubre. Pasaron a buscarla cerca de las 10, cuando papá ya se había ido a su laburo. Y a las 15, cuando mi mamá llegó de trabajar, encontró el Facebook abierto en su computadora, junto al equipo de mate, porque sí, Lucía creía que iba a volver inmediatamente a su casa… Se la llevaron engañada.

A las 18, una amiga me avisó que debíamos ir a la comisaría, porque mi hermana había sufrido un accidente. Nunca podría haber imaginado lo que me esperaba. Al llegar, con mi mamá, la oficial que nos atendió no sabía qué decirnos, de modo que permanecimos diez eternos minutos en la oficina del comisario, hasta que nos dieron la noticia. Y se nos cayó el mundo. Pedí reconocer el cuerpo, pero se negaron. Me rehusé a irme e insistí incansablemente, hasta que pude verlo: estaba en una camilla, con los ojitos entreabiertos, como acostumbraba a dormir.

Matías Farías, Juan Pablo Offidani y Alejandro Maciel, los tres sospechosos, hoy están detenidos. Pero no nos alcanza: queremos justicia en serio, que se investiguen todas las causas en las que están involucrados y que cada persona con información pueda ir a la Fiscalía para aportarla. Necesitamos apoyo, sin importar de quién, porque este caso nos compete a todos y no pertenece a ningún sector partidario: se trata de una chica, mi hermana, que murió de una forma horrenda.

Y debemos ser conscientes, sí, porque esta vez le tocó a Lucía sufrir esa bestial violencia de género, pero la próxima te puede pasar a vos, o a la persona que más amás en el mundo. Hay que tomar fuerzas y salir a las calles, para gritar todos juntos, ahora más que nunca: “Ni una menos”.

Sólo así, evitaremos que maten a miles de Lucías más.

Y sólo así podremos cerrar sus ojos, para verla descansar en paz.

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Selecciona cómo te gustaría compartir.

Comparte
* El reconocimiento de los artículos compartidos solo se efectuará cuando el receptor haga clic en la URL de referencia única.
Pulsa aquí para más información sobre el Sorteo de Peregrinación a Roma de Aleteia.

Para participar en el sorteo, debes aceptar las siguientes condiciones


Lee los términos y condiciones