Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Nuevo Superior de los jesuitas: no me gusta lo de ‘Papa negro’

©ANDREAS SOLARO / AFP
New general of the Society of Jesus, Father Arturo Sosa, gives a press conference at the General Curia of the Society of Jesus, on October 18, 2016 in Rome. / AFP PHOTO / ANDREAS SOLARO
Comparte

Arturo Sosa, S.J., hace su primera aparición ante la Prensa Internacional en Roma, a la espera de ser recibido por el Papa

Con una sonrisa en los labios, el nuevo Superior General de la Compañía de Jesús, Arturo Sosa, S.J., 64 años, politólogo, manifestó que no le gusta ser llamado ‘papa negro’.

Porque el cuarto voto de los jesuitas (obediencia al Pontífice), les impide aceptar o aspirar a ‘cargos eclesiásticos’ (obispo o papa) y mucho menos equipararse de alguna manera al Sucesor de Pedro.

Lo dijo Sosa rechazando el apelativo de ‘papa negro’ durante su primera aparición pública ante la Prensa Internacional este martes 18 de octubre, en el Aula de la Congregación llena de reporteros, fotógrafos y video operadores, en la sede de la Curia General de la Compañía de Jesús, Borgo S. Spiritu 4, en Roma.

“Nuestra misión es el servicio a otro nivel; detrás de los obispos y del Papa que son los responsables de la Iglesia”, expresó Sosa, imperceptible hasta hora al radar de los medios de comunicación venezolanos e internacionales.

El “papa negro”, así se le conoce al Superior de los jesuitas por el traje negro y por la influencia que ha ganado su figura en siglos de servicio en el Vaticano.

Justamente, “el Papa Bergoglio hace un servicio a la Iglesia como jesuita” y remarcó que la Compañía de Jesús se propone como “vocación” nada más que “servir a la Iglesia” y “apoyar en lo que se nos pide”. “Obispo y jesuita es como aceite y vinagre en una ensalada”, expresó Sosa.

“En la Compañía de Jesús hay entre 60 o 70 obispos. Ellos son obispos porque hay zonas donde ninguno quiere ir”, aclaró el nuevo Prepósito (nombre que ha dado a su sucesor San Ignacio de Loyola), quien recordó que esto sucedió en Turquía, donde el obispo fue asesinado y no habían otros candidatos para remplazarlo.

31 superiores se cuentan en la historia de la Compañía de Jesús, pero nunca antes se había nombrado a un superior no Europeo. Específicamente, venezolano.

Crisis Venezuela: la renta petróleo contra la democracia

Por ello, la prensa le pidió a Sosa su opinión sobre la actual situación en Venezuela.

“La situación es muy difícil de explicar al que no vive allá”, admitió. “No se entiende lo que pasa en Venezuela sino se recuerda que es un país que vive de la renta petrolera”, dijo el también investigador universitario de la situación socio-política venezolana.

“Esa renta petrolera la administra con exclusividad el Estado con lo cual sucede algo que pone muy cuesta arriba la formación de una sociedad democrática, que normalmente tiene su equilibrio en que el Estado esté subordinado a los ciudadanos porque son ellos que los que producen y mantienen al Estado”, corroboró.

Sosa, reconocido por quien lo conoce como un intelectual libre y abierto, dirigió el Centro Gumilla en Venezuela, dedicado a la investigación de temas sociales y económicos a la luz de la Doctrina Social de la Iglesia y de la teología.

“En el caso de Venezuela, el hecho de que la renta petrolera sea directamente y exclusivamente dirigida por el Estado hace que el Estado mantenga la sociedad. Por ende, se hace difícil esa creación democrática.

En este momento la renta petrolera no alcanza y es mal mantenida por un Estado que es gigante, que se ha hecho muy grande. Y entonces, esto provoca sufrimiento.

Por otro lado, el modelo político que ha encabezado el comandante Hugo Chávez y después el presidente Nicolás Maduro es un proyecto que también es rentista y que no se sostiene políticamente”, declaró el también politólogo jesuita.

Asimismo, Sosa también fue critico con la oposición venezolana. “Algo parecido, lamentablemente, hay que decir también de la oposición venezolana que tampoco tiene un proyecto que permita pensar a un futuro no rentista, que es el único modelo que nos permita salir en el largo plazo de la situación venezolana.

Luego, “en la coyuntura actual”, opinó que se necesita construir el dialogo entre oficialismo y oposición, pero que “apenas se han puesto las bases para esa construcción”. El pueblo venezolano “espera poner esos puentes”, porque nadie “quiere más violencia para el país”.

China no es una misión imposible

Por otro lado, en un escenario más internacional opinó sobre la difícil situación de la Iglesia Católica en China y los esfuerzos diplomáticos de la Santa Sede ante el gobierno de Pekín.

La misión evangelizadora en China no la consideró imposible. “Buscar lo imposible, es una misión de los cristianos. Y ésta –me parece- es una forma de expresar la fe. Quien cree en Jesús de Nazaret es capaz de esperar lo imposible”, constató.

Asimismo, afirmó que para hacer grandes cambios, se necesita “empezar por pequeñas cosas”. De esta manera, destacó la misión de los profesores jesuitas que enseñan a los jóvenes chinos en universidades del país comunista con la autorización del Estado, ciencias sociales, inglés o economía.

En este frente, igualmente destacó la misión de los jesuitas en Hong Kong, Macao y Taiwán en la formación espiritual y teológica en esos ‘territorios de frontera’ en su servicio a la Iglesia.

También participaron como relatores en la conferencia de prensa de hoy, el padre Federico Lombardi S.J., Asistente Providentiam y Consejero General y Patrick Mulemi, S.J., director de la Oficina de Comunicaciones y Publicas Relaciones de la Compañía, portavoz de la Curia General de los Jesuitas en Roma.

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.